Ulises Cintra: La odisea que nunca fue (+audio y galería de fotos)


Fotos: István Ojeda Bello

El mentor debutante que ha llevado a Las Tunas a las puertas de su primera postemporada en la categoría, habla sobre la experiencia de dirigir a un equipo que partió con muy pocas expectativas. En la conversación, su lado más personal, los retos del futuro, su pasión por el Real Madrid y la opinión sobre la “guerra fría” fútbol-béisbol que se ha desatado en el país

A Ulises Cintra lo conozco de cerca, de jugar cada domingo en el mismo equipo de softbol. Allí, en medio de esa suerte de hermandad que surge espontáneamente entre los integrantes de cualquier equipo, he podido saber poco a poco de su seriedad y su calidad humana.

Quizás por eso recibí con cierta preocupación su nombramiento como mentor del conjunto tunero que tomaría parte en la V Serie Nacional de Béisbol Sub-23. A fin de cuentas, nadie apostaba por un elenco al que le faltarían nada menos que sus tres ases del pitcheo: Alejandro Meneses, Ángel Sánchez y Diego Granado.

Sin embargo, dos meses después la realidad es muy distinta y la odisea que todos preveían no ha sido tal. De hecho, el equipo se ha colocado apenas a un paso de conseguir su primera clasificación a postemporada en esta categoría, algo que no pudieron lograr otros elencos con nóminas muy superiores.

Con una ofensiva limitada y un cuerpo de pitcheo sin grandes nombres, Las Tunas ha navegado contra viento y marea en pos de la clasificación, sorprendiendo a todos por su juego rápido, audaz, eléctrico. Un estilo que contrasta con la personalidad un tanto pausada de su director.

Porque Ulises Cintra, el manager que ha debutado por la puerta grande, es un tipo más bien calmado, que parece pensar bien las cosas antes de hablar. Así conoció a este habanero la gente de “Jesús Menéndez” que lo acogió en su arribo a tierras tuneras y así lo perciben ahora sus vecinos en Jobabo.

Así es el hombre de béisbol al que abordo en el estadio Julio Antonio Mella, para conversar un poco de esta aventura a la que se ha lanzado con sus jugadores y su cuerpo de dirección.

“Para mí ha sido difícil, novedoso, aunque es cierto que a muchos de estos atletas ya los dirigí desde que eran niños. Este es un béisbol muy distinto, sobre todo por el nivel de exigencia que hay, para mí todo esto es nuevo, las experiencias, las sensaciones, estoy aprendiendo mucho en mi primer año a este nivel”, confiesa Cintra solo minutos después de que sus muchachos consiguieran un triunfo ante Camagüey que los acercó un poco más a la meta de los play off.

¿Cómo es el día a día con peloteros que ya tienen más carácter que cuando eran escolares, con personalidades más complejas y motivaciones distintas?

Todo en este equipo gira alrededor del colectivo. Hacemos mucho trabajo de mesa y entonces vamos al plano individual con cada uno de ellos. Creo que ha sido muy importante que los entrenadores prediquemos con el ejemplo. Tenemos un muy buen colectivo de dirección y una línea de trabajo única, que es esforzarnos al máximo, entregarlo todo dentro y fuera del terreno, cumplir con lo que nos toca y respetarnos mucho.

Los atletas han ido entendiendo que esa manera de hacer las cosas es lo mejor para el equipo y hemos logrado una gran unidad. Yo les digo a ellos que esa capacidad de estar unidos es como el jugador número 10 cuando salimos al terreno. Acostumbramos a decirnos las cosas de frente, en los mítines, y ya cada uno sabe qué les exijo yo y también lo que los demás esperan de él. Todavía nos falta mejorar en algunos aspectos, pero creo que vamos por el buen camino.

Hay muchos directores que, teniendo peloteros con características propicias para el juego rápido, no son capaces de sacarles provecho.

El secreto es sencillo: todo eso lo entrenamos. A veces escuchamos a un mentor decir cómo va a jugar su equipo en un campeonato, pero en realidad lo que hay que definir es qué vas a hacer en el entrenamiento para después poder jugar de esa manera.

Todas estas jugadas de toque de bola, robo de base, bateo y corrido… todo eso fue el plato fuerte del entrenamiento desde el primer día. Ahí ha estado el éxito.

La principal duda desde el principio fue el pitcheo, sobre todo por la ausencia de tres lanzadores de primer nivel. Sin embargo, ha terminado siendo esa área la que ha sostenido al equipo en toda la temporada.

La mente. Los entrenadores del equipo nos hemos estado documentando sobre el tema, con materiales que hablan mucho de la mentalidad del deportista y lo estamos llevando a la práctica. Sabíamos que el cuerpo de pitcheo con el que íbamos a contar nunca había tenido la responsabilidad de echarse encima al equipo y decidimos trabajar por ahí, por la fortaleza psíquica de cada uno de ellos.

Tratamos de conversar mucho con ellos, les ponemos videos, les contamos anécdotas y gracias a Dios todo eso ha permitido que las cosas nos salgan bien dentro del terreno. Pero lo principal es que ellos creen en lo que estamos haciendo, en el día a día con ellos, en la confianza que les estamos dando. Muchos han madurado con la competencia y hoy se ve un pitcheo que no tiene gran velocidad, pero sí con más recursos, lanzando en cada zona según el tipo de bateador y la situación de juego. Todos estos pequeños detalles nos han sacado adelante.

Nadie esperaba una actuación como esta. Incluso equipos más completos de esta categoría, nunca pudieron acercarse a la clasificación.

Sí, es cierto. Nosotros, desde el primer día de entrenamiento, partimos con el objetivo de jugar para el 50 por ciento, de ganar al menos 20 juegos. Nos propusimos no ser solo un equipo que participara en el Campeonato, sino un equipo que compitiera.

Teníamos muy reciente el ejemplo de los Leñadores con ese segundo lugar y creo que ese resultado abrió el camino para la mentalidad ganadora que existe ahora en la provincia. Si al principio queríamos ganar 20 juegos, ya después los muchachos comenzaron a subir el número y hoy todos hablan de Cienfuegos, el mejor equipo del torneo, dicen que la final es contra ellos y que les podemos ganar. Quiere decir que respetando siempre a los rivales, porque primero hay que clasificar y si lo hacemos hay que eliminar a Granma, sin salirnos de la filosofía del juego a juego, ya ellos están pensando en discutir el Campeonato.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Las claves de este equipo?

Ante todo el pitcheo, que ha resuelto un problema inmenso y se ha echado el equipo al hombro, principalmente los relevistas. Ahí están los casos de Rodolfo Díaz y Kenier Ferrá, muy guapos los dos; y la llegada de Eugenio Fernández, que estaba lesionado y oxigena mucho al staff.

Por supuesto que hay que hablar de Yordey Fuentes, con muy buenas actuaciones, y en general de todo el cuerpo de lanzadores. La combinación del pitcheo con la defensa nos ha dado estabilidad y nos ha traído hasta aquí.

Hablabas del resultado de Las Tunas en la 57 Serie Nacional y de un cambio de mentalidad. ¿Está ahora mismo el béisbol tunero en el buen camino?

Ese gran resultado creo que sí influye mucho en la manera de enfrentar las competencias. Pero creo que el éxito está en cómo se está entrenando aquí en Las Tunas. En mi criterio, es una de las provincias en las que mejor se trabaja, con énfasis en la táctica aplicada a las situaciones de juego. Muchos hablan de esto, pero son pocos los que de veras pueden aplicarla a las sesiones de entrenamiento, porque es difícil, porque lleva tiempo y sacrificio.

¿Cuáles son los retos que ve en el futuro un mánager debutante?

Sí, lo veo todo como un gran reto y más que nada porque soy muy exigente. Les exijo el máximo a todos, a veces sin tener en cuenta la calidad o la madurez del pelotero, pero trato de hacerlo sobre todo en los entrenamientos, porque soy de los que piensa que es ahí donde se ganan y se pierden juegos. Ya en la competencia trato de disfrutarla y que los muchachos la disfruten también.

Tengo que mejorar bastante en el tema de la paciencia, en la ecuanimidad a la hora de dirigir el juego de pelota. Creo que podría conocer aún más a los atletas, sus problemas personales… Me faltan muchas cosas que llegan con la madurez como mentor, pero siempre me ha gustado ser un profesional: hoy como director, mañana como entrenador o haciendo cualquier cosa dentro de un terreno.

La verdad es que yo me lo tomo muy en serio. Para mí el béisbol es todo y según marchan las cosas en el trabajo, así marcha mi vida, mi familia, todas esas personas que te apoyan y sin las que no sería posible conseguir nada. Siempre pienso en superarme porque les debo respeto a ellos y porque no puede ser en vano tanto tiempo que dejo de dedicarle a la familia, tanto sacrificio para trasladarme todos los días hasta la capital provincial. Por todo eso me tomo muy en serio mi trabajo.

He estado todo este tiempo conversando con un madridista y mañana el Real Madrid juega la final de la Liga de Campeones, ¿cómo lo vives? ¿Messi o Cristiano?

El mejor club del mundo es el Real y es difícil que pierdan esa final, porque son jugadores con una fortaleza mental tremenda. Yo veo el fútbol y también aprendo, de Zidane como entrenador, de Cristiano como jugador, de esa mentalidad ganadora que tienen siempre.

Y en cuanto a esa rivalidad, yo me quedo con Cristiano, pero sin demeritar a Messi, que es un genio y siempre es un placer verlo en una cancha de fútbol.

Siendo un hombre de béisbol, ¿no te da cierto temor ser seguidor del fútbol, ahora que hay una especie de guerra entre estos deportes por la preferencia de los cubanos? 

Yo creo que si hay competencia con el fútbol es algo bueno. Lo que sucede es que tenemos que aspirar a que el béisbol nuestro se acerque al nivel del fútbol que estamos viendo. Pero no puede ser una competencia que se base en restar, sino en sumar. Yo creo que se podría equilibrar y como mismo vemos fútbol de primera calidad, ver también el mejor béisbol del mundo.

Soy de los que creen que se puede tomar algo de todos los deportes. Veo baloncesto, sigo el tenis, las motos… me gustan todos y es algo que me caracteriza: veo los deportes para aprender cosas, más allá de disfrutar si se gana o se pierde. No me pongo en el lugar de un fanático, sino en el de un profesional que quiere incorporar algo nuevo siempre.

Escuche aquí un fragmento de sus declaraciones:
Ir a descargar

Anuncios

Nacional de Hóckey (m): Equipo tunero concluye en el cuarto lugar


Foto: Edel Alejandro García (Invasor)

Foto: Edel Alejandro García (Invasor)

Muy limitado en ataque y desplomado en defensa tras permitir el primer gol, el elenco de Las Tunas cayó hoy 2-0 ante Camagüey en la disputa de las medallas de bronce del Campeonato Nacional de Hóckey sobre Césped, rama masculina.
Después de sostener el empate sin goles hasta el último cuarto, los defensores tuneros no pudieron evitar que Yasel Puentes abriera el marcador en el minuto 53. A partir de ese momento, los agramontinos no pararon de asediar la puerta que defiende el internacional Leodán Hernández.
La segunda diana llegó a solo tres minutos del final, cuando el estelar Darián Valero marcó un penalti stroke que sentenció el encuentro.
Los tuneros habían cedido el miércoles ante La Habana en semifinales. Después de la igualada 2-2 en tiempo reglamentario, los capitalinos fueron muy superiores en los cobros penales y se impusieron 3-0, para avanzar a la disputa del oro ante el equipo anfitrión, Ciego de Ávila.

Cuatro décadas de Las Tunas en la Serie Nacional


Félix Núñez, el Látigo de Colombia, ganó 130 juegos para Las Tunas en series nacionales.

Félix Núñez, el Látigo de Colombia, ganó 130 juegos para Las Tunas en series nacionales.

El año que acaba de comenzar no debe ser uno más para el béisbol tunero. En este 2017 celebraremos los 40 años del debut de Las Tunas en Series Nacionales, un lapso de tiempo que si bien ha puesto a prueba la fidelidad de la afición, ha reservado igualmente momentos inolvidables, victorias espectaculares y un gran número de jugadores que han alcanzado ya la categoría de ídolos locales.

Porque no ha sido precisamente un cuento de hadas lo vivido en estas cuatro décadas. Los equipos tuneros debieron acumular muchas horas de sol y cientos de derrotas antes de comenzar a regalar alegrías a sus seguidores.

Han sido numerosas las temporadas difíciles, de escasos triunfos y demasiados reveses, en las que el único asidero para sus fanáticos fue degustar de primera mano el talento, entre muchos otros, de hombres como Gregorio Pérez y Félix Núñez; Ermidelio Urrutia, José Miguel Báez y Juan Carlos Pérez; Dánel Castro, Joan Carlos Pedroso, Osmani Urrutia, Ubisney Bermúdez, Yoelkis Cruz y Yosvani Alarcón.

Todos ellos, herederos de una tradición que data de mucho antes, cuando estas tierras vieron a jugadores de la talla de Cleveland “Chiflán” Clark o Manuel “Chino” Hidalgo, según nos recuerda el maestro Juan Emilio Batista Cruz.

Aquí comenzó Guillermo “Willy” Miranda el camino que luego lo conduciría hasta las Grandes Ligas norteamericanas. Considerado por muchos el mejor defensor del campo corto en la historia del béisbol cubano, se desempeñó entre 1951 y 1959 con los Yankees de Nueva York, los Senadores de Washington, los Medias Blancas de Chicago y los Orioles de Baltimore.

De Las Tunas salieron igualmente el zurdo Orlando Peña, quien lanzó en 14 temporadas con ocho equipos de la Major League Baseball, y el receptor Orlando de Jesús McFarlane, jugador de los Piratas de Pittsburg, los Tigres de Detroit y los Ángeles de California.

Pero fue en la temporada 1977-1978 que un equipo representó por primera vez a la recién nacida provincia de Las Tunas. Aquel equipo dirigido por Luis Cartón concluyó en el penúltimo lugar entre 18 elencos, con balance de 12 victorias y 37 derrotas. Desde entonces, fueron exactamente 12 las campañas con más reveses que triunfos, hasta que en la 1989-1990, bajo el mando de Frángel Reynaldo, los tuneros concluyeron con 25-23.

Aquel período de relativa estabilidad tuvo su punto álgido en la 91-92, cuando el mentor Reynaldo Sabido consiguió que sus jugadores finalizaran en el noveno puesto con 26 ganados y 21 perdidos. Eran los años del mejor staff que ha tenido Las Tunas en toda su historia, aunque la ofensiva y la defensa limitaron las aspiraciones de un elenco que llegó a quedarse a solo un paso de su primera postemporada.

Luego giraron las tornas y la crisis se trasladó hasta el montículo. De manera que volvieron las penurias y Las Tunas tocó fondo en la 41 Serie Nacional (2002), cuando ganó apenas 23 de los 90 juegos del calendario. Sin embargo, casi de inmediato una nueva generación comenzó a encontrar el camino: con Ángel Sosa y Rolando Ponce de León al mando, y ya bajo el mote de Leñadores, se lograron temporadas ganadoras.

Era la antesala del momento más grande en la historia del béisbol tunero, su primera clasificación a la etapa de play off, conseguida luego de alcanzar las 50 victorias y concluir en un histórico séptimo puesto bajo las órdenes de Ermidelio Urrutia.

Desde entonces, el equipo verdirojo ascendió hasta el sexto lugar en el 2012 (su mejor ubicación histórica), con Juan Miguel Gordo en el puesto de dirección de un equipo que elevó hasta 54 su récord de juegos ganados para una temporada.

A 40 años de su primer choque en los clásicos nacionales, el béisbol de Las Tunas comienza el 2017 con nuevas ideas en su renovada estructura de dirección. Y no podía arrancar de mejor manera que mirando al futuro, cuando este fin de semana inicien los play off finales de los campeonatos provinciales en las categorías sub-12 y 9-10 años.

* Datos estadísticos del MSc. Modesto Castelló Góngora

Béisbol para damas: Las Tunas gana invicto la V Copa 19 de Noviembre


La internacional Yisenia Frómeta, torpedera de Las Tunas, batea ante el equipo de Sancti Spíritus en la V Copa de Béisbol para damas 19 de Noviembre

Foto del autor

Aunque debió pelear cada out hasta el final, el equipo de Las Tunas se despidió con triunfo de 10×8 este martes ante Sancti Spíritus y ganó en condición de invicto la V Copa de Béisbol 19 de Noviembre, para féminas menores de 20 años, que concluyó en el sureño territorio tunero de Jobabo.

Quizás por llegar a la última jornada con el título asegurado, las tuneras debieron esforzarse un poco más de lo esperado ante las espirituanas, que arrancaron al frente con racimo de cuatro carreras en el capítulo inicial. Sin embargo, la fuerte ofensiva local se hizo sentir de inmediato y no paró hasta someter la enconada oposición de las centrales.

La inicialista Yasenia Tamayo remolcó tres carreras y lideró el ataque de las anfitrionas, complementado por la jardinera central Lieska Contreras (2-2 con par de remolques) y la antesalista Litsie Valera, quien produjo de 3-2, con una impulsada y otra anotada. Las tuneritas mostraron su versión más productiva y marcaron una decena de carreras con nueve jits, para apuntalar el segundo éxito en la lid de la diestra Carmen Rosa Pérez.

Por las del Yayabo sobresalieron la jardinera izquierda Damiani Bueno, de 4-3 y tres empujadas, así como la receptora Laura López, autora de un doble y un sencillo en tres turnos, suficientes para remolcar una y anotar tres veces. La abridora Marian Rodríguez cargó con el revés.

A primera hora, en uno de los mejores choques de todo el torneo, las excampeonas granmenses aseguraron el segundo puesto tras fabricar cinco anotaciones en el final del séptimo episodio y dejar al campo a Santiago de Cuba.

Las de la Capital del Caribe ganaban 11×7 cuando llegó la rebelión granmense, coronada por sencillo impulsor de dos carreras de Bárbara Blanco, que sirvió para empatar el choque, y por doblete decisivo al jardín central de Dacheris Gamboa.

La propia Gamboa encabezó la ofensiva de su equipo, al batear de 4-4 y empujar dos carreras. Además, se destacaron aluminio en mano Katiana Osorio (4-2, 3 CI), Arlen Sánchez (3-2, 2 CI) y Adalenis Varona (4-2, 2 CI). Por las santiagueras, la antesalista Rosaida Oliva se fue de 4-4, en tanto la inicialista Claudia Moré bateó de 5-4 y la camarera Yandalis García lo hizo de 3-2, con par de impulsadas.

La diestra Arianna Márquez, de relevo, se llevó su segundo triunfo del certamen, mientras que la internacional Maité Despaigne sufrió el descalabro.

Finalmente, en los dos últimos partidos Santiago de Cuba se impuso 3×1 a Pinar del Río, con gran labor de Luganis Lamothe; mientras que Sancti Spíritus cerró con éxito de 7×0 ante el propio elenco pinareño, el único sin victorias de la Copa.

Detrás de las invictas tuneras (4-0) se ubicaron por ese orden Granma (3-1), Santiago de Cuba (2-2), Sancti Spíritus (1-3) y Pinar del Río (0-4).

De acuerdo con la máxima responsable del béisbol para damas en Cuba, la exatleta Margarita Mayeta, la Copa 19 de Noviembre podría evolucionar el venidero año y convertirse en el torneo zonal oriental, clasificatorio para el Campeonato Nacional de la categoría.

 

Béisbol cubano: Yoelkis le pone la primera cruz a los Toros


Foto: István Ojeda Bello

Foto: István Ojeda Bello

Otra descomunal salida de Yoelkis Cruz y un relevo casi perfecto del zurdo Yudiel Rodríguez condujeron hoy a Las Tunas a victoria de 2×0 ante los Toros de Camagüey, en el primer choque del play off de comodín, que define uno de los boletos a la segunda fase de la 56 Serie Nacional de Béisbol.

Como tantas otras veces, Cruz tuvo un arranque dubitativo y los Toros amenzaron con tomar el mando en las dos primeras entradas. Sin embargo, el tunero se refugió en su control para completar 7,0 entradas sin boletos, sumar su octavo éxito de la temporada y situar a su equipo a solo un paso de la etapa élite del béisbol cubano.

Cada instante del choque estuvo revestido de presión. Ambos equipos salieron al estadio Julio Antonio Mella sabiendo qué se jugaban y desde el principio se pudo apreciar que la juventud de los agramontinos podía ser un factor de peso en el resultado final. De la ansiedad de los bateadores contrarios sacó provecho Yoelkis, quien apeló más de una vez a su pronunciado slider fuera de la zona de bateo para ponchar a cuatro y espaciar siete jits.

Menos suerte tuvo el abridor camagüeyano José Ramón Rodríguez, quien se presentó en la Hoguera de los Leñadores con balance de 7-2 y excelente efectividad de 2,30, pero no pudo pasar de la tercera entrada. Con mucho mejores números en función de relevista (5-0, PCL de 0.38 y WHIP de 0.68) que como iniciador (2-2/ 3.77/1.32), el joven serpentinero estuvo todo el tiempo encima de un volcán que no entró en erupción únicamente por la inoperancia de los bateadores locales con compañeros en circulación.

Hasta 15 corredores tuneros quedaron en las almohadillas, a la espera de un remolque que solo se produjo a la altura del tercer capítulo, cuando Ernesto F. Lalana empujó con sencillo al jardín izquierdo la primera anotación del juego. La segunda de los Leñadores llegó en la cuarta entrada, ya frente a los envíos del relevista Arbelio Quiroz, quien no pudo controlar sus envíos y propició que el veloz Héctor Castillo aprovechara un wild pitch para anotar la segunda y última carrera del encuentro.

Los Toros necesitaron utilizar a cinco lanzadores, entre ellos el zurdo Dariel Góngora y el apagafuegos Frank Madam, quienes se combinaron para mantener en el juego a su equipo. Sin embargo, los visitantes nunca pudieron concretar el repunte, pues tras la salida de Yoelkis Cruz por completar el número máximo de lanzamientos (120), el zurdo Yudiel Rodríguez se presentó en gran forma.

Rodríguez ponchó a tres bateadores en 2,0 capítulos y, además de apuntarse el salvamento, quedó habilitado para trabajar el próxima martes, cuando el parque Cándido González de la capital agramontina acoja el segundo partido del play off.

El mentor Ermidelio Urrutia anunció para ese crucial choque al veterano Ubisney Bermúdez, quien tiene foja de 5-3 y efectividad de 3.74. Por su parte, el camagüeyano Orlando González debe utilizar al derecho Yariel Rodríguez, quien ha gando cinco juegos en siete decisiones y lanza para 2.92 carreras limpias por encuentro.

 

Leñadores vs. Toros, por un puesto en la élite de la pelota cubana


jorge-johnson-vs-camaguey-beisbol-cubanoLuego de mucho sufrimiento por parte de la afición, y de que su equipo se viera obligado a efectuar verdaderos choques de postemporada ante conjuntos que no se jugaban absolutamente nada, Las Tunas se prepara para enfrentar desde este domingo a los Toros de Camagüey en un play off de tres partidos a ganar dos, por un puesto en la fase élite de la 56 Serie Nacional de Béisbol.

Un cañonazo al jardín central del camarero Ernesto F. Lalana dejó tendidos el miércoles a los Huracanes de Mayabeque y les abrió a los tuneros las puertas de la disputa por uno de los dos cupos que completarán la nómina de seis elencos en la siguiente etapa.

Además de Lalana, un pelotero que ya desde el pasado año le hizo mucha falta al equipo, otros jugadores fueron claves en el triunfo decisivo ante los mayabequenses. Uno de ellos fue el relevista Alejandro Meneses, un muchacho que a ratos desata todo el talento que le hemos conocido desde edades escolares y nos regala actuaciones como la del último encuentro ante los Huracanes.

El espigado serpentinero lanzó un relevo para recordar y se apuntó su cuarta victoria de la temporada. En 6,1 entradas de labor, a Meneses no le hicieron carreras y le batearon apenas tres jits, además de propinar seis ponches y no conceder bases por bolas.

Su labor fue aun más valiosa por haber llegado en un momento en el que su equipo perdía 3×0 y, anulado por completo al bate, necesitaba seguridad desde el box para intentar descifrar al pitcheo rival. Su gran salida permitió que los Leñadores comenzaran a meterse poco a poco en el juego y, ya a la altura del sexto inning, apareció el de siempre, Dánel Castro, quien conectó un jonrón que despertó a la ofensiva local.

Los miles de aficionados que asistieron al estadio Julio Antonio Mella, una concurrencia que pocos parques pueden exhibir por estos tiempos, debieron esperar hasta el octavo inning, cuando el receptor Rafael Viñales igualó el choque con su octavo vuelacercas de la campaña, dejando todo listo para que en el noveno capítulo llegara la carrera decisiva por el cohete al central de Lalana.

Con 23 victorias y 21 reveses, Las Tunas enfrenta este viernes a los Azucareros de Villa Clara en un choque de puro trámite para los locales, pero de capital importancia para los naranjas, pues una victoria les asegura su inclusión directa en la siguiente fase y una derrota les envía a la serie de comodín ante los Piratas de Isla de la Juventud.

En esta batalla campal que fueron los choques pendientes, el gran damnificado fue el elenco de Guantánamo. Cuando necesitaban apenas una victoria para avanzar, los Indios perdieron sus cuatro choques ante Granma y Matanzas, y suceda lo que suceda entre tuneros y villaclareños, han quedado fuera de la presente temporada. Si Las Tunas, que ya no se juega nada y no debe utilizar a sus principales abridores, cae en el encuentro de hoy, terminaría empatada con Guantánamo e Isla de la Juventud, todos con balance de 23-22.

De acuerdo con el reglamento de la Serie, habría que acudir a la fórmula TQB (Team Quality Balance) y con ella los Leñadores tienen ya asegurado el séptimo puesto. Luego, la igualdad entre Piratas e Indios se despejaría por la subserie entre ellos, ganada por unos pineros ya dueños del octavo lugar.

PLAY OFF ADELANTADOS

A la afición tunera, que estuvo representada por una vanguardia en el estadio Guillermón Moncada, jamás se le olvidará la enconada resistencia que encontró su equipo en las Avispas santiagueras.

Condenados a ocupar el puesto 14, sin nada que buscar, los santiagueros dieron una batalla que algunos calificaron de demostración de vergüenza y ética deportivas, pero que a los dirigidos por Ermidelio Urrutia les pudo costar la clasificación. Por eso, porque la memoria es larga y el destino, caprichoso, los tuneros tendrán que saldar algún día esta deuda con los de la Capital del Caribe. Si los papeles se invirtieran, no les quedaría otra opción que honrar debidamente la vergüenza y la ética, peleando cada out hasta repetir esta demostración de integridad protagonizada por un histórico en horas bajas que, de haber jugado cada choque de la temporada como lo hizo en los dos últimos ante Las Tunas, habría podido pelear por al menos acercarse a lo que un día fue.

Para salir vivos de la muy hospitalaria Santiago, fue clave la aportación de hombres como Yordan Calaña y Dánel Castro, líderes ofensivos en la subserie. El primero no solo dio seguridad a la defensa, sino que en esos tres partidos produjo de 10-5, con cuatro remolcadas; mientras que Dánel solo necesitó ser consecuente con su historia en momentos decisivos y bateó de 13-6, con tres impulsadas.

Punto y aparte para los tres abridores, Yoelkis Cruz, Yudiel Rodríguez y Ubisney Bermúdez, autores de excelentes actuaciones que les consolidan como baluartes de las esperanzas tuneras en su duelo frente a los agramontinos. Sin embargo, el acierto de estos tres lanzadores acentúa el desconcierto que reina en el pitcheo de relevo, que con la excepción de Meneses, ha aportado muy poco en la última parte del calendario.

La exclusión por motivos disciplinarios de Diego Granado y las dudas que despierta la forma deportiva de un hombre como Yosbel Alarcón, fundamental en el bullpen, dejan muy pocas opciones al cuerpo de dirección a la hora de manejar los capítulos finales de cada juego.

TOROS A LA VISTA

Para avanzar a la siguiente fase, Las Tunas tendrá que pasar por encima de los Toros de Camagüey, el equipo ante el que debutaron en la presente campaña y al que solo le pudieron marcar tres carreras en igual cantidad de juegos.

Para Yoelkis Cruz, el abridor en el primer partido, será una revancha particular, pues el pasado 7 de agosto, el primer día del Campeonato, permitió cinco carreras y nueve jits en apenas 2,0 entradas. Los agramontinos ganaron aquel choque por nocao de 10×0 y un día después repitieron victoria, esa vez con pizarra de 5×1. Los Leñadores consiguieron escapar a la barrida con cerrado triunfo de 2×1, colgados de los brazos de José Adiel Moreno y el menor de los hermanos Alarcón.

Dos meses después, ambos conjuntos llegan en situaciones distintas. Los camagüeyanos dilapidaron una excelente renta conseguida en la primera mitad, terminaron perdiendo muchos juegos y llegarán al choque dominical con 11 días sin jugar. Por su parte, Las Tunas podría aprovechar la adrenalina de los últimos días para entrar con fuerza a la decisiva serie, sobre todo si se reincorpora a la producción ofensiva, como ya hizo ante Mayabeque, su cuarto bate Rafael Viñales.

Los de la tierra del Mayor son mejores en todos los departamentos de juego, pues batean 301, con 242 carreras anotadas (por 295 y 200 de Las Tunas), defienden para 980 (por 976) y sus lanzadores trabajan para 3,77 carreras limpias por juego, mejor que el 4,33 de los tuneros.

Individualmente, los Toros cuentan con varios hombres de gran labor a la ofensiva. El primero de ellos, el torpedero Alexánder Ayala, quien promedia 373, con cinco vuelacercas y 40 impulsadas (líder). Además, resaltan Leonel Segura (373), Humberto Bravo (324), Yendry Téllez (333) y el jardinero Héctor Hernández, quien bateó 319, remolcó 31 carreras y robó 16 bases en 18 intentos. Entre sus lanzadores, destacan Yariel Rodríguez (5-2 y efectividad de 2,92) y José Ramón Rodríguez (7-2, con 2,30), así como Arbelio Quiroz (4-5, 2,84) y los relevistas Frank Madan (3,04 y seis salvados) y Yormani Socarrás (dos salvamentos y promedio de 2,40).

El play off comenzará este domingo en el estadio Julio Antonio Mella y continuará martes y miércoles en la Ciudad de los Tinajones.