Leñadores vs. Toros, por un puesto en la élite de la pelota cubana


jorge-johnson-vs-camaguey-beisbol-cubanoLuego de mucho sufrimiento por parte de la afición, y de que su equipo se viera obligado a efectuar verdaderos choques de postemporada ante conjuntos que no se jugaban absolutamente nada, Las Tunas se prepara para enfrentar desde este domingo a los Toros de Camagüey en un play off de tres partidos a ganar dos, por un puesto en la fase élite de la 56 Serie Nacional de Béisbol.

Un cañonazo al jardín central del camarero Ernesto F. Lalana dejó tendidos el miércoles a los Huracanes de Mayabeque y les abrió a los tuneros las puertas de la disputa por uno de los dos cupos que completarán la nómina de seis elencos en la siguiente etapa.

Además de Lalana, un pelotero que ya desde el pasado año le hizo mucha falta al equipo, otros jugadores fueron claves en el triunfo decisivo ante los mayabequenses. Uno de ellos fue el relevista Alejandro Meneses, un muchacho que a ratos desata todo el talento que le hemos conocido desde edades escolares y nos regala actuaciones como la del último encuentro ante los Huracanes.

El espigado serpentinero lanzó un relevo para recordar y se apuntó su cuarta victoria de la temporada. En 6,1 entradas de labor, a Meneses no le hicieron carreras y le batearon apenas tres jits, además de propinar seis ponches y no conceder bases por bolas.

Su labor fue aun más valiosa por haber llegado en un momento en el que su equipo perdía 3×0 y, anulado por completo al bate, necesitaba seguridad desde el box para intentar descifrar al pitcheo rival. Su gran salida permitió que los Leñadores comenzaran a meterse poco a poco en el juego y, ya a la altura del sexto inning, apareció el de siempre, Dánel Castro, quien conectó un jonrón que despertó a la ofensiva local.

Los miles de aficionados que asistieron al estadio Julio Antonio Mella, una concurrencia que pocos parques pueden exhibir por estos tiempos, debieron esperar hasta el octavo inning, cuando el receptor Rafael Viñales igualó el choque con su octavo vuelacercas de la campaña, dejando todo listo para que en el noveno capítulo llegara la carrera decisiva por el cohete al central de Lalana.

Con 23 victorias y 21 reveses, Las Tunas enfrenta este viernes a los Azucareros de Villa Clara en un choque de puro trámite para los locales, pero de capital importancia para los naranjas, pues una victoria les asegura su inclusión directa en la siguiente fase y una derrota les envía a la serie de comodín ante los Piratas de Isla de la Juventud.

En esta batalla campal que fueron los choques pendientes, el gran damnificado fue el elenco de Guantánamo. Cuando necesitaban apenas una victoria para avanzar, los Indios perdieron sus cuatro choques ante Granma y Matanzas, y suceda lo que suceda entre tuneros y villaclareños, han quedado fuera de la presente temporada. Si Las Tunas, que ya no se juega nada y no debe utilizar a sus principales abridores, cae en el encuentro de hoy, terminaría empatada con Guantánamo e Isla de la Juventud, todos con balance de 23-22.

De acuerdo con el reglamento de la Serie, habría que acudir a la fórmula TQB (Team Quality Balance) y con ella los Leñadores tienen ya asegurado el séptimo puesto. Luego, la igualdad entre Piratas e Indios se despejaría por la subserie entre ellos, ganada por unos pineros ya dueños del octavo lugar.

PLAY OFF ADELANTADOS

A la afición tunera, que estuvo representada por una vanguardia en el estadio Guillermón Moncada, jamás se le olvidará la enconada resistencia que encontró su equipo en las Avispas santiagueras.

Condenados a ocupar el puesto 14, sin nada que buscar, los santiagueros dieron una batalla que algunos calificaron de demostración de vergüenza y ética deportivas, pero que a los dirigidos por Ermidelio Urrutia les pudo costar la clasificación. Por eso, porque la memoria es larga y el destino, caprichoso, los tuneros tendrán que saldar algún día esta deuda con los de la Capital del Caribe. Si los papeles se invirtieran, no les quedaría otra opción que honrar debidamente la vergüenza y la ética, peleando cada out hasta repetir esta demostración de integridad protagonizada por un histórico en horas bajas que, de haber jugado cada choque de la temporada como lo hizo en los dos últimos ante Las Tunas, habría podido pelear por al menos acercarse a lo que un día fue.

Para salir vivos de la muy hospitalaria Santiago, fue clave la aportación de hombres como Yordan Calaña y Dánel Castro, líderes ofensivos en la subserie. El primero no solo dio seguridad a la defensa, sino que en esos tres partidos produjo de 10-5, con cuatro remolcadas; mientras que Dánel solo necesitó ser consecuente con su historia en momentos decisivos y bateó de 13-6, con tres impulsadas.

Punto y aparte para los tres abridores, Yoelkis Cruz, Yudiel Rodríguez y Ubisney Bermúdez, autores de excelentes actuaciones que les consolidan como baluartes de las esperanzas tuneras en su duelo frente a los agramontinos. Sin embargo, el acierto de estos tres lanzadores acentúa el desconcierto que reina en el pitcheo de relevo, que con la excepción de Meneses, ha aportado muy poco en la última parte del calendario.

La exclusión por motivos disciplinarios de Diego Granado y las dudas que despierta la forma deportiva de un hombre como Yosbel Alarcón, fundamental en el bullpen, dejan muy pocas opciones al cuerpo de dirección a la hora de manejar los capítulos finales de cada juego.

TOROS A LA VISTA

Para avanzar a la siguiente fase, Las Tunas tendrá que pasar por encima de los Toros de Camagüey, el equipo ante el que debutaron en la presente campaña y al que solo le pudieron marcar tres carreras en igual cantidad de juegos.

Para Yoelkis Cruz, el abridor en el primer partido, será una revancha particular, pues el pasado 7 de agosto, el primer día del Campeonato, permitió cinco carreras y nueve jits en apenas 2,0 entradas. Los agramontinos ganaron aquel choque por nocao de 10×0 y un día después repitieron victoria, esa vez con pizarra de 5×1. Los Leñadores consiguieron escapar a la barrida con cerrado triunfo de 2×1, colgados de los brazos de José Adiel Moreno y el menor de los hermanos Alarcón.

Dos meses después, ambos conjuntos llegan en situaciones distintas. Los camagüeyanos dilapidaron una excelente renta conseguida en la primera mitad, terminaron perdiendo muchos juegos y llegarán al choque dominical con 11 días sin jugar. Por su parte, Las Tunas podría aprovechar la adrenalina de los últimos días para entrar con fuerza a la decisiva serie, sobre todo si se reincorpora a la producción ofensiva, como ya hizo ante Mayabeque, su cuarto bate Rafael Viñales.

Los de la tierra del Mayor son mejores en todos los departamentos de juego, pues batean 301, con 242 carreras anotadas (por 295 y 200 de Las Tunas), defienden para 980 (por 976) y sus lanzadores trabajan para 3,77 carreras limpias por juego, mejor que el 4,33 de los tuneros.

Individualmente, los Toros cuentan con varios hombres de gran labor a la ofensiva. El primero de ellos, el torpedero Alexánder Ayala, quien promedia 373, con cinco vuelacercas y 40 impulsadas (líder). Además, resaltan Leonel Segura (373), Humberto Bravo (324), Yendry Téllez (333) y el jardinero Héctor Hernández, quien bateó 319, remolcó 31 carreras y robó 16 bases en 18 intentos. Entre sus lanzadores, destacan Yariel Rodríguez (5-2 y efectividad de 2,92) y José Ramón Rodríguez (7-2, con 2,30), así como Arbelio Quiroz (4-5, 2,84) y los relevistas Frank Madan (3,04 y seis salvados) y Yormani Socarrás (dos salvamentos y promedio de 2,40).

El play off comenzará este domingo en el estadio Julio Antonio Mella y continuará martes y miércoles en la Ciudad de los Tinajones.

Anuncios

Yosvani Alarcón: “Le pido perdón a toda la afición cubana”


Yosvani Alarcón, receptor tunero. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate.

Yosvani Alarcón, receptor tunero. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate.

Yosvani Alarcón no ha huido jamás de sus responsabilidades. Hace poco más de tres años, cuando recibió una muy dura sanción que le impidió asistir al III Clásico Mundial, aprovechó al máximo el tiempo fuera de los diamantes para crecer como persona y como jugador, hasta regresar y convertirse en uno de los más estables bateadores del béisbol cubano.

Saber levantarse una y otra vez ha sido una de las claves de una carrera que lo ha llevado hasta los puestos de más responsabilidad en la Selección Nacional. Por eso, tras protagonizar el pasado 29 de agosto un feo incidente en el estadio Victoria de Girón, por el cual deberá estar todo un año apartado del béisbol activo, el receptor internacional tunero no duda en reconocer cuánto se equivocó.

“Ante todo, quisiera aprovechar el momento para pedirle perdón al pueblo de Cuba, en especial al de Matanzas, que fue el que presenció todo allí en el estadio, y al de Las Tunas, que nunca ha dejado de darme su apoyo. Creo que sencillamente tuve un lapsus, me bloqueé un poco y hoy lo estoy reconociendo. Por eso les pido disculpas a todos”. Con palabras sencillas y el tono pausado de siempre, Alarcón ha vuelto a ser el mismo muchacho modesto que gana el respeto y el cariño de todos los que han llegado a conocerle.

Quizás por eso, la perplejidad haya sido la sensación más común entre quienes presenciaron el incidente con el lanzador Alexánder Rodríguez, relevista guantanamero que trabaja para el Matanzas. Inexplicable para algunos, pero revestido de un contexto que arroja un poco de luz sobre el conflicto. “Como todos saben, esto parte del jonrón que yo le di a Matanzas en la semifinal de la Serie pasada, cuando estuve de refuerzo con Pinar del Río. Seguro recuerdan que fue ante este lanzador y en el mismo estadio Victoria de Girón”, dice Alarcón antes de explicar desde sus percepciones lo ocurrido en el Palacio de los Cocodrilos, durante el tercer partido de la subserie Las Tunas-Matanzas.

“En ese juego yo salgo como emergente en el noveno inning. Cuando estoy en el círculo de espera, el pitcher que estaba trabajando era Yosvani Pérez, que todavía tenía ventaja de cuatro carreras y no creo que estuviera explotado ni nada por el estilo. Sin embargo, cuando entro al cajón de bateo, veo al director del equipo de Matanzas que sale, llama precisamente al mismo pitcher al que le di el jonrón en los play off pasados, y hace algunos gestos y dice algunas cosas que me pareció estaban aludiendo a lo que había pasado en la postemporada anterior. Ya eso comenzó a darme qué pensar, porque te repito, no me parecía que hubiera muchas razones para sustituir al que estaba trabajando en ese momento. De hecho, un jonrón mío ni siquiera habría empatado el juego.

“Después el relevista hace sus lanzamientos de calentamiento y termina con algunos gestos que también se me hicieron un poco ofensivos, y todo eso se fue juntando, hasta conseguir bloquearme psicológicamente. Los que me conocen saben muy bien que no es mi estilo el alterarme rápido ni mucho menos, pero es que casualmente casi ningún pitcher me hace un primer lanzamiento por dentro, por lo general me trabajan hacia la esquina de afuera. Él le dice tres veces que no al cátcher y el lanzamiento es por dentro, que si realmente no llego a estar preparado para esa posibilidad me hubiera pegado en las manos. He visto varias veces el video y estoy convencido de eso”.

Lo sucedido después es bien conocido por todos. La agresión del receptor tunero fue televisada para todo el país y la sanción no se hizo esperar: 12 meses apartado del juego diario, una medida extremadamente dura, que sitúa su error al mismo nivel que el cometido en febrero de 2014 por el matancero Demis Valdés, quien debió enfrentar incluso un proceso penal por agredir con un bate al lanzador villaclareño Freddy Asiel Álvarez.

“Estoy seguro de que han sido un poco fuertes conmigo, pero bueno, es lo que está en las Reglas del béisbol revolucionario cubano. Las medidas disciplinarias que tenemos en Cuba son esas y tengo que atenerme a las consecuencias de mis actos. Sí te digo que me duele mucho, porque estoy en el mejor momento de toda mi carrera y voy a perderme de ayudar no solo al equipo de Las Tunas, con el que tengo un gran compromiso, sino incluso al equipo Cuba. Por eso me gustaría que alguien pudiera sentarse otra vez a evaluar si me pueden dar alguna oportunidad, que tengan en cuenta mi comportamiento en la Selección Nacional, algo que creo no se consideró a la hora de tomar la medida. Aclaro que no estoy justificando nada, estoy consciente de que cometí una indisciplina y eso merece una sanción, pero me gustaría que se tomara todo eso en cuenta, para ver si al menos puedo volver a jugar en esta temporada”.

La amarga experiencia vivida por Yosvani Alarcón podría dejarle fuera una vez más del Clásico Mundial, el evento más esperado por cualquier jugador en estos tiempos en los que el deporte de las bolas y los strikes ha estado ausente de los Juegos Olímpicos. Sin embargo, al margen de cualquier otra consideración, como la posibilidad de reformar el Reglamento Disciplinario y que las sanciones sean por número de juegos y no por años, el más integral receptor cubano del momento sigue centrado en lo que mejor sabe hacer: dejarlo todo dentro del terreno de béisbol.

“Ahora mismo estoy tomando un descanso de 20 días, porque ha sido todo un año de constante juego y para un receptor es todavía más fuerte. Pero vengo todos los días a ver a mis compañeros de equipo, de hecho ya les pedí disculpas a todos, porque sé que el equipo se ha afectado un poco con mi ausencia. Ermidelio (Urrutia) me ha dado también tremendo apoyo y por eso la única manera de devolver esa confianza es incorporándome lo más rápido posible a los entrenamientos, como si estuviera participando plenamente en la Serie Nacional. Quiero mantenerme en forma, a la espera de si se toma alguna otra decisión”.

Las cinco incorporaciones que hacen más competitivos a los Leñadores


Edilse Silva suma poder al line up de los Leñadores.

Edilse Silva suma poder al line up de los Leñadores.

Los Leñadores de Las Tunas ganaron ya uno de los partidos más importantes de la 55 Serie Nacional, tras incorporar cinco refuerzos de gran nivel que, por encima de nombres y currículos, llegan a apuntalar posiciones claves.

El objetivo de salir de las dos primeras rondas con un abridor y un cerrador se cumplió: el espirituano Yoén Socarrás es un as de primer nivel que debe ocupar el segundo puesto en la rotación y que llega con balance de 5-1, WHIP de 1,12 y promedio de ocho ponches cada nueve innings.

Mientras, el también yayabero Yankiel Mauri salvó siete juegos y en la entrada en la que releva le batean apenas 083. Al parecer, sus problemas llegaron cuando fue utilizado más de un capítulo.

Del resto, al margen de que no es un inicialista natural, el santiaguero Edilse Silva no cometió errores ni en primera base ni en el jardín izquierdo. Aporta su bate zurdo, escaso en Las Tunas, y viene a integrarse a la parte gruesa del line up con average de 331, seis jonrones y 25 impulsadas.

Vital la presencia en las paradas cortas de Orlando Acebey, un torpedero que defiende para 971, batea 301 y se poncha apenas una vez cada 11 juegos.

Finalmente, la más polémica de las incorporaciones, la del talentoso espirituano Aldo Conrado. En la actual campaña, el trinitario de 20 años tiene balance de 3-1, efectividad de 3,28 y posee el valor añadido de haber sido el pitcher de cabecera de casi todos los equipos Cuba en los que estuvo desde edades infantiles.

Opciones como las del mayabequense Richard Aguilera, el camagüeyano Frank Madan o el guantanamero Luis M. Romero pudieron ser alternativas para ese quinto serpentinero.

 

 

Los Leñadores y sus refuerzos: Cerrar el agujero del campo corto


Con defensa de 971 y ofensiva de 301, Orlando Acebey puede resolver los problemas de Ermidelio Urrutia en el campo corto.

Con defensa de 971 y ofensiva de 301, Orlando Acebey puede resolver los problemas de Ermidelio Urrutia en el campo corto.

Como refuerzo para Las Tunas en el campo corto, el espirituano Orlando Acebey recibe los votos de Esquina Caliente, por delante del guantanamero Andrés de la Cruz y del santiaguero Máikel Castellanos.

El primer criterio, seguramente el más importante tratándose de un paracortos, es el de la defensa, y ahí Acebey exhibe un excelente promedio de 971, por encima del 958 del representante del Guaso y del discreto 935 del de las Avispas.

A la ofensiva, Acebey tampoco desentona, con promedio de 301, 18 carreras impulsadas y apenas ¡cuatro ponches en 162 comparecencias al bate!. Madero en mano, Castellanos produjo para 363, con 22 remolques; y de la Cruz lo hizo para 286, con ocho jonrones y 30 impulsadas.

Otras opciones, aunque más riesgosas, serían no traer ningún torpedero y buscar un antesalista como Jorge Luis Barcelán (Yeniet Pérez debe ser solicitado en las dos primeras rondas); o no integrar a ningún inicialista natural y apostar por Jorge Johnson y Edilse Silva para defender la inicial, o por el estelar Yohandry Urgellés, un bateador zurdo de 334 en 16 Series Nacionales y que esta temporada promedia 382, con OBP de 494.

La solicitud de refuerzos tendrá lugar el próximo miércoles, 9 de diciembre, y Las Tunas será el cuarto elenco en pedir, pues al margen del resultado de mañana ante Matanzas, ya concluyó la primera fase en el quinto puesto.

Propuesta completa de Esquina Caliente:

RONDA 1: José Ángel García (ART).

  • Alternativa 1: Yoén Socarrás (SSP).
  • Alternativa 2:Yasmani Hernández (VCL).

RONDA 2: Yasmani Hernández (VCL).

  • Alternativa 1: Yankiel Mauri (SSP).
  • Alternativa 2: Israel Sánchez (ART).

RONDA 3: Ariel Borrero (VCL).

  • Alternativa 1: Yankiel Mauri (SSP).
  • Alternativa 2: Yamichel Pérez (SSP).
  • Alternativa 3: Israel Sánchez (ART).
  • Alternativa 4: Yunier Mendoza (SSP).

RONDA 4: Yamichel Pérez (SSP).

  • Alternativa 1: Yunier Mendoza (SSP).
  • Alternativa 2: Israel Sánchez (ART).
  • Alternativa 3: Richard Aguilera (MAY).

RONDA 5: Orlando Acebey (SSP).

  • Alternativa 1: Andrés de la Cruz (GTM).
  • Alternativa 2: Máikel Castellanos (SCU).

Los Leñadores y sus refuerzos: La disyuntiva de la inicial


Si a sus 43 años se encuentra en buena forma física, Ariel Borrero podría ser una buena apuesta para Las Tunas.

Si a sus 43 años se encuentra en buena forma física, Ariel Borrero podría ser una buena apuesta para Las Tunas.

No pocos aficionados nos han propuesto la tentadora idea de intentar traer para Las Tunas a Eriel Sánchez, quien podría asumir la triple función de inicialista, receptor y designado. Sin embargo, al margen de que probablemente otros equipos lo soliciten antes en la petición de refuerzos del próximo miércoles, para los Leñadores el mejor camino parece ser el de buscar un primera base natural.

Para defender la inicial, están disponibles hombres de la talla del villaclareño Ariel Borrero y el espirituano Yunier Mendoza, además de una tercera figura como el artemiseño Roberto Zulueta. Entre los dos primeros, a los tuneros les vendría bien Borrero, un bateador que reforzaría el sexto turno con su capacidad para remolcar carreras, siempre y cuando se encuentre físicamente bien a sus 43 años y esté dispuesto a echar pie en tierra por el equipo que dirige Ermidelio Urrutia.

Por su parte, Mendoza es sobre todo un segundo bate y ahí Las Tunas tiene a Andrés Quiala, si bien el espirituano podría moverse por otros turnos en la alineación y aportaría el valor agregado de ser un bateador zurdo dentro de una tanda plagada de toleteros derechos. En la comparación estadística entre ambos, Borrero supera a Mendoza en extrabases (9 por 3), carreras impulsadas (15 por 7), anotadas (13 por 9), average de embasado (397 por 379), slugging (418 por 359) y en efectividad con corredores en posición anotadora (24% por 15%); al tiempo que el de los Gallos es mejor en promedio ofensivo (328 por 300), veces que impulsa el empate o la victoria (6 por 5) y average defensivo (997 por 994).

Los Leñadores y sus refuerzos: Yoén Socarrás, primera opción como abridor


El espirituano Yoén Socarrás sería un gran refuerzo para el staff de abridores tuneros. (Foto Otmaro Rodríguez Díaz)

El espirituano Yoén Socarrás sería un gran refuerzo para el staff de abridores tuneros. (Foto Otmaro Rodríguez Díaz)

En su afán de reforzarse de cara a la segunda etapa de la 55 Serie Nacional, Las Tunas necesita sumar al menos un abridor de primer nivel.

Ya descontados Miguel Lahera, Alberto Bisset y Alain Sánchez, todos comprometidos con la Liga Profesional de Colombia, la escueta lista de lanzadores disponibles muestra en los puestos de privilegio a hombres como los internacionales Freddy Asiel Álvarez, Danny Betancourt y Norberto González, además del villaclareño Yasmani Hernández, los espirituanos Yoén Socarrás y Yamichel Pérez, los guantanameros Pedro Agüero, Dayron Riera y Frank Navarro, y los camagüeyanos José R. Rodríguez y Frank Madan.

Existe otro grupo con pobres actuaciones en la primera fase de la temporada, aunque con calidad como para justificar el riesgo de traerlos. Son ellos, entre otros, los zurdos Dariel Góngora (Camagüey), Ulfrido García (Santiago de Cuba), Lander Moreira (Guantánamo) y Yuliesky González (Artemisa), así como el diestro cienfueguero Yasmani Insua.

De todos, la mejor opción parece ser el espirituano Yoén Socarrás, teniendo en cuenta que Freddy Asiel sigue siendo una caja de sorpresas y no esconde su aversión a vestir una camisa distinta de la de los Naranjas de Villa Clara.

Socarrás ha tenido un año espectacular. Marcha segundo en ponches (52), con balance de 5-1, efectividad de 2,11 y WHIP de 1,12. Además, los zurdos apenas le promedian 203 y ante ellos acumula 13 ponches con solo cinco boletos, datos a tener muy en cuenta por un equipo tunero que ocupó el lugar 15 de la primera fase ante bateadores de esa mano, con average contrario de 342.

Los otros dos abridores apetecibles podrían ser el villaclareño Yasmani Hernández y el espirituano Yamichel Pérez. El naranja tiene cuatro éxitos en seis decisiones y trabaja para 2,88 limpias por choque, con WHIP de 1,21; mientras que el yayabero anda con 6-1, promedio de 2,41 limpias por juego y WHIP de 1,22.