Béisbol cubano: Táctica y estrategia


las_tunas_vs_isla_juventud_0026(2)En 1948, los Indios de Cleveland asombraron al mundo del béisbol, luego de  colocar a tres jugadores entre la inicial y la intermedia para defender ante el poderoso bateador zurdo Ted Williams, quien promedió 344 en 19 temporadas y ganó dos veces la triple corona con los Medias Rojas de Boston.

El hoy miembro del Salón de la Fama de las Grandes Ligas, autor de 521 jonrones y 17 veces elegido al Juego de las Estrellas, no solo continuó pegándole con fuerza a la bola hacia la parte derecha del terreno, sino que esgrimió un argumento inapelable: “la cantidad de defensores es irrelevante si yo consigo batear un jonrón”.

Pero la solución aportada por los Indios no quedó en la anécdota. En realidad, la iniciativa de la “tribu” abrió nuevos horizontes a un deporte que hasta aquel momento había estado marcado casi exclusivamente por el talento de sus practicantes.

Las soluciones tácticas a las múltiples complejidades del béisbol lo han enriquecido desde entonces, hasta el punto de que no pocos autores las consideran como la esencia misma de esta disciplina. Sin embargo, y de acuerdo con el Dr. Eduardo Martín Saura, “en Cuba la pelota se distingue por el empleo de la fuerza a la ofensiva y el poco uso de la rapidez en combinaciones tácticas entre el bateador y los corredores, jugadas ofensivas y defensivas sustentadas en esquemas tácticos tradicionales, entre otras características.”

Al margen de aseveraciones científicamente sustentadas, el aficionado medio puede llegar a similares conclusiones con la simple observación de los partidos que animan la Serie Nacional. El deficiente corrido de las bases, el abuso del toque de bola, la ausencia de buenos robadores y un muy discutible manejo de los lanzadores son algunos de los lastres que han terminado por sumir al campeonato nacional en su etapa más gris. Y surge entonces una molesta interrogante: después de siglo y medio de práctica, ¿jugamos bien al béisbol en Cuba?

Evolucionar para ganar

En los últimos años, la televisión cubana ha mostrado al menos en dos ocasiones la exitosa película Moneyball. Protagonizada por el icónico Brad Pitt, la cinta cuenta la historia de Billy Beane, mánager general de los Atléticos de Oakland, quien revolucionó el béisbol de Grandes Ligas aplicando la teoría de Bill James en torno al uso en el deporte de materias como la matemática, la estadística e, incluso, la economía.

Bajo esos presupuestos, los modestos Atléticos consiguieron durante varios años ser competitivos ante equipos de mayor poderío económico; y aunque no alcanzaron el sueño de coronarse, al menos cumplieron el objetivo de cambiar radicalmente la manera de entender el juego.

Hoy, todos los equipos de las Grandes Ligas recurren a los números y a la tecnología para potenciar sus posibilidades de éxito. Al respecto, James asegura que “en el mundo del béisbol hay dos montañas de material, en una mano tenemos la tradición, cosas que se han dicho durante años y años. En la otra mano tenemos una enorme cantidad de números. Los estadísticos tienen un objetivo, saber cómo SON las estadísticas. A mí eso no me interesa, yo lo que quiero es saber qué SIGNIFICAN las estadísticas.”

De manera que la visión interpretativa del béisbol es la que rige hoy el accionar en las ligas más fuertes del mundo. Y al mismo tiempo, esta dicotomía hace las veces de espejo de la pelota nacional actual: por un lado, aún en mayoría, los tradicionalistas que aplican conceptos anticuados y se resisten al cambio y a la experimentación basada en la tecnología; y de otro, una minoría que ha comenzado a asociar su juego con tendencias modernas como la sabermetría, que intenta hacer un béisbol más cercano a los tiempos que vivimos.

Leña al fuego

Y ahora, volvamos a la pregunta de marras: ¿jugamos bien al béisbol? Y añadamos otra, aun más polémica: ¿en qué cara de la moneda situamos a Las Tunas?

Las respuestas se antojan sencillas, aunque en materia de nuestro deporte nacional nada parece serlo. Hace solo unas semanas, cierto periodista de una publicación nacional aseguró en las pantallas de Tele Rebelde que “el problema de Las Tunas es que no sabe jugar bien al béisbol”. La aseveración, por descarnada, provocó una ola de rechazo entre muchas personas cercanas al equipo tunero que participa en la 55 Serie. En realidad, se profirieron ofensas de todo tipo hacia un colega que, más allá de ciertos matices y absolutismos, expresó un criterio como mínimo respetable.

Porque solo tres días después, los Leñadores viajaron hasta Pinar del Río y mostraron ante las cámaras de la televisión cuántas fisuras tiene aún su juego táctico. En aquella ocasión fue sobre todo el corrido de las bases, aunque antes había sido la discutible utilización del pitcheo y esta semana, frente a los Piratas de Isla de Juventud, nuevamente por la pequeña pantalla y con todo el país como testigo, el equipo sufrió un apagón técnico-táctico imposible de obviar.

De modo que no hay problemas en reconocerlo: no se juega un buen béisbol en Cuba, al menos no el que deberíamos practicar luego de tantas décadas de historia; y, claro, no lo hacemos bien en Las Tunas, una de la provincias que se ha quedado detrás en la incorporación de aspectos como la sabermetría, por citar un ejemplo.

Y no se trata de desatar una nueva cacería de brujas, ni buscar culpables de culpas menores, sino de ir a la esencia misma del problema: necesitamos establecer finalmente una estrategia común a todas las categorías de la pelota tunera, en la cual se potencie el trabajo técnico desde la perspectiva de la táctica como conglomerado que agrupa no solo a las diversas respuestas de jugadores y técnicos ante cada acción de juego, sino también a todo tipo de tendencias actuales en cuanto a sistemas de entrenamiento, preparación psico-pedagógica del atleta y uso adecuado de los avances sabermétricos y, en un sentido más amplio, tecnológicos.

Sacar al béisbol cubano del siglo XX y subirlo al tren de la modernidad es una tarea impostergable. Mientras más temprano lo entiendan quienes todavía hacen resistencia al cambio, más rápido comenzarán a verse los resultados en un contexto que apunta al intercambio cada vez más habitual con los principales centros de poder del béisbol mundial.

A fin de cuentas, el gran Ted Williams no entendió nunca esta necesidad y, si bien su espectacular carrera lo ubica hoy entre los 10 más grandes bateadores de todos los tiempos, lo cierto es que a nivel colectivo jamás pudo ganar una Serie Mundial. De hecho, los Medias Rojas se habían coronado por última vez en 1918 y no fue hasta el 2004 que volvieron a reinar. Curiosamente, lo consiguieron luego de contratar a Bill James como asesor y apegarse por completo a sus concepciones modernas de ver y jugar al béisbol.

Anuncios

Premier 12: La Ley de la Gravedad envía a Cuba de regreso a casa


Foto: Ricardo López Hevia

Foto: Ricardo López Hevia

Con la certidumbre de los fenómenos inexorables, Cuba cedió este lunes 7×2 ante Corea del Sur y se despidió en cuartos de final del Premier 12 de Béisbol.

Después de un tránsito convulso por el torneo, el revés definitivo se consumó sin estridencias, casi con la misma naturalidad con la que aceptamos en nuestras vidas la Ley de la Gravedad: la nave de Víctor Mesa se elevó tanto como pudo y todos nos sentamos ante nuestras madrugadoras pantallas a esperar que, agotada hasta la última reserva de combustible, comenzara a caer.

Y ciertamente el descenso fue rápido. Frank Montieth no tenía recursos para escapar ante una tanda doctorada en hacer contacto con la bola y pereció inevitablemente ante el bombardeo masivo del segundo inning, cuando los asiáticos conectaron todo lo que enviaron tres lanzadores cubanos hacia la goma y no pararon hasta marcar cinco carreras, con igual número de jits consecutivos y seis en total.

La reacción del quinto capítulo alcanzó para recordarnos el ancestral ADN guerrero de los equipos cubanos, aunque ya no sea suficiente para obrar milagros. El sencillo de Stayler Hernández remolcó una carrera y provocó otro error (el enésimo) en el corrido de las bases; mientras que el cañonazo de Yuniesky Gurriel, responsable de la segunda anotación, nos habrá hecho pensar a muchos que quizás, solo quizás, el mayor de los tres hermanos se habrá llevado la mejor parte cuando su padre repartió los genes que le convirtieron en el hombre de los grandes momentos.

Párrafo aparte para Yuliesky Gurriel. Después de su exitoso paso de un año por el mejor béisbol japonés y de la inexplicable negativa a regresar a la liga nipona, luego de su Expediente X que le llevó a autoexcluirse de la Selección que asistió a los Panamericanos de Toronto, y en medio de una temporada doméstica de ciencia ficción, en la que batea por encima .500, no tenía otra salida que ser el líder del equipo en la primera edición del Premier 12.

Sin embargo, el número 10 volvió a fallar en el momento clave del choque decisivo, a la altura del quinto, cuando tenía el empate en sus muñecas; y después fue incapaz de tomar revancha ante un viejo y conocido fantasma, el “submarino” coreano Taehyon Chong, quien lo obligó a batear para doble play en la infausta final olímpica de Beijing y ahora lo dominó fácilmente, otra vez con roletazo por el campo corto.

Y si con toda razón algunos consideran lo anterior un lugar común, luego de tantas y tantas críticas recibidas por Yuliesky a lo largo de estos años, muchas de ellas inmerecidas, ahí les va un dato revelador del torneo hecho por el inamovible tercer bate del equipo cubano: luego de seis choques e innumerables oportunidades, regresa a casa sin carreras impulsadas.

El resto del partido quedó para la anécdota. Los coreanos tuvieron tiempo de completar 13 jits ante nueve lanzadores cubanos y Víctor Mesa finalmente resolvió uno de los grandes misterios del universo: Jónder Martínez y Yoelkis Cruz existen, no fueron abducidos y, definitivamente, no estaban de vacaciones en ninguna playa taiwanesa. Viéndoles lanzar, con poco o ningún dominio sobre los bateadores rivales, nos quedamos sin entender el porqué no trabajaron antes. A fin de cuentas, no hicieron nada distinto del resto de sus compañeros.

Ciertamente, el regreso a casa será triste. No se acopiaron demasiadas vivencias positivas como para justificar jolgorio alguno, luego de sumar apenas tres victorias en seis salidas y confirmar la certeza de que el béisbol cubano sigue mortalmente enfermo.

Mientras, unos cuantos burócratas, de esos que no se toman el trabajo de madrugar para ver a su equipo, seguirán habano en mano, contemplando de qué manera se autodestruye la mayor pasión nacional. El día que definitivamente muera de inanición, presa de la desidia, se estrecharán las manos y harán un último brindis al sol, satisfechos de su obra.

Premier 12: Cuba ante Corea del Sur en cuartos de final


cuba vs korea_seoulsuperseries_game1La Selección Nacional cubana enfrentará este lunes a Corea del Sur en los cuartos de final del Premier 12 de Béisbol, tras los resultados de la última jornada clasificatoria del torneo que acogen Taipéi de China y Japón.

Luego de su victoria de 2×1 ante Italia y del revés de Holanda frente a Canadá (3×1), los cubanos ascendieron al segundo puesto del grupo A, dueños de tres éxitos y dos fracasos. Con idéntico balance concluyeron los holandeses, pero su derrota de 6×5 ante el equipo de Víctor Mesa los relegó al tercer puesto.

Mientras, en la llave B, Japón derrotó este domingo a Venezuela 6×5 y les dejó fuera del torneo. Los nipones ganaron sus cinco partidos y avanzaron primeros, seguidos por Estados Unidos y Corea del Sur (3-2), que concluyeron por ese orden luego de que los norteamericanos vencieran hoy a los asiáticos 3×2 en 10 entradas. México obtuvo el cuarto boleto de la agrupación, pues a pesar de concluir igualado con Venezuela (2-3), ganó 6×4 el duelo particular.

De esta manera, en la muerte súbita de este lunes Japón enfrentará a Puerto Rico, Canadá a Venezuela y Estados Unidos a Holanda. Cuba tendrá que lidiar con la selección de Corea del Sur, enfrentamiento que llega precedido de una división de honores en la reciente serie amistosa efectuada en Seúl.

Comisionado del béisbol cubano admite que nueva estructura de Serie Nacional podría ser apenas una solución temporal


heriberto suárezSolo unas horas después de anunciar que la 56 Serie Nacional se jugará entre septiembre de 2016 y enero de 2017 con la presencia hasta el final de 16 equipos, el Director Nacional de Béisbol, Heriberto Suárez, reconoció en Las Tunas que la nueva estructura podría ser apenas una solución temporal y que forma parte de un conjunto de cuatro opciones, flexibles en correspondencia con el contexto internacional de la pelota cubana.

El directivo anunció que la nueva fórmula implica a todos los elencos del país en unos cinco meses de competencia, tras los cuales se conocerá al campeón nacional, el mismo equipo que representará a Cuba en la Serie del Caribe de 2017. Luego, se prevé un receso para asistir al IV Clásico Mundial y, tras la conclusión de la cita del Orbe, se efectuará una Súperliga doméstica, con la participación de seis conjuntos.

Sin embargo, la estructura “escogida entre muchas opciones”, de acuerdo con Suárez, hará coincidir el torneo selectivo, en el que supuestamente se concentrará la calidad por la presencia de los mejores jugadores disponibles, con los principales circuitos profesionales, a saber, las Grandes Ligas norteamericanas y la Liga Japonesa.

La decisión no deja de ser polémica, pues se esperaba una solución a largo plazo, que permitiera estabilizar el calendario del béisbol cubano y no dependiera de los vaivenes del contexto internacional. Ante la interrogante planteada al respecto por Esquina Caliente, Heriberto Suárez reconoció que la adoptada “es una de cuatro variantes y si se abren las puertas a los contratos de jugadores cubanos en las principales ligas del mundo, cambiaremos la estructura”.

Además, reveló que la Dirección Nacional de Béisbol prevé para el futuro del Campeonato cubano una especie de “gran Serie de Desarrollo, porque puede haber un escenario en el que sean muchos los peloteros contratados en el exterior y no dispongamos de ellos para nuestro torneo nacional. Personalmente, creo que esa es la opción más probable”, concluyó Heriberto Suárez.

En un amplio intercambio con técnicos del béisbol, directivos del deporte y la prensa especializada, Suárez dijo que hasta ahora se han mantenido conversaciones con representantes de las Grandes Ligas, aunque no se han conseguido conclusiones claras: “Nos hemos sentado en la mesa con ellos a conversar, porque queremos que nuestros peloteros puedan jugar al máximo nivel, pero al mismo tiempo hemos exigido que puedan hacerlo sin renunciar a la nacionalidad cubana, tal y como sucede en la actualidad”.

El Comisionado aseguró que, “aunque el actual es muy bueno, tendremos otra vez un excelente equipo Cuba” y sorprendió al sugerir que algunos de los peloteros que hoy no se encuentran en el país podrían ser llamados nuevamente al elenco nacional: “Quizás, peloteros que hoy están en otros lugares puedan volver a integrar el equipo. Es una posibilidad, ahora mismo no lo sé”.

Suárez informó además que la política de contratación de jugadores en el exterior, hasta ahora consumada principalmente con Japón y Canadá, ha comenzado a rendir frutos y, “por ejemplo, la II Serie Nacional del Béisbol Sub-23 se efectuó con el dinero que aportaron esos contratos, lo que permitió mejores condiciones de vida para los atletas, uniformes más acordes con este nivel y de manera general una organización superior”.

En cuanto a la ya inminente 55 Serie Nacional, Suárez adelantó que se hará mucho énfasis en la disciplina, para lo cual dijo que se les ha dado a los árbitros una preparación “de primer nivel de Grandes Ligas”, de modo que los que se equivoquen gravemente más de dos veces serán separados de la serie por al menos cinco o seis subseries. Además, reveló que se dan los toques finales a un “estudio de replay”, que será inaugurado el próximo día 28 en el estadio Latinoamericano y contará con el equipamiento necesario para las reclamaciones de vídeo. Al respecto, anunció que un noveno equipo de árbitros, que tendrá carácter rotativo, será el encargado de tomar las decisiones en los desafíos hechos por los equipos.

Igualmente, confirmó que el calendario de la 55 Serie se detendrá el 28 de octubre para dar paso al entrenamiento de la Selección Nacional de cara a la primera edición del Premier 12, un torneo que se espera reúna en noviembre venidero a varios de los mejores peloteros del mundo en Taipei de China y Japón. Para la cita, Suárez anunció que está conformada una preselección de 35 jugadores y que hasta ahora está previsto al menos un tope de preparación frente al conjunto de Corea del Sur.

Finalmente, el Comisionado analizó con matices críticos lo sucedido en Toronto, donde el elenco antillano debió conformarse con las preseas de bronce. Hizo referencia a los múltiples errores técnicos y tácticos que se cometieron en tierras canadienses y denunció el hostigamiento sufrido por los peloteros cubanos en Carolina del Norte, durante el tope con Estados Unidos.

Suárez aseguró que allí fueron utilizadas mujeres para tentar a los jugadores, así como sumas de hasta 50 mil dólares que se pagaban de inmediato a quienes decidieran abandonar la delegación.

 

 

 

Toronto 2015 abre una nueva era para el deporte cubano


Beisbol-semi cuba vs eeuu  gana el equipo de los estados unidos quien deja al campo al equipocubano en el 9no ining

Para el deporte cubano habrá sin dudas un antes y un después de los Juegos de Toronto, enfrascado como anda en la disputa del cuarto puesto del medallero con la asombrosa delegación de Colombia.

Muy lejos parece ahora aquel año 1991, cuando Cuba le arrebató en La Habana el primer puesto a Estados Unidos, con un total de 140 medallas de oro. Los de la mayor de las Antillas habían escalado al segundo escaño del medallero en la edición de Cali `71 y desde entonces se incluyeron siempre entre las dos primeras potencias del continente.

Si bien hubo momentos de dura lucha con las naciones anfitrionas, como en Winnipeg 1999, cuando Cuba aventajó a Canadá 69 títulos por 64; o en Río de Janeiro 2007, donde la diferencia sobre la delegación brasileña fue de apenas 59-54; lo cierto es que el deporte nacional tuvo en cada momento la fortaleza necesaria para desplazar a los locales.

Otra cosa, muy distinta, ha sucedido en Toronto, donde no solo hemos visto a una representación canadiense espectacularmente preparada para los Juegos, sino que nos ubicamos lejos de Brasil y hasta la jornada del jueves acumulábamos los mismos metales dorados que Colombia. El nuevo escenario, ya previsto por no pocos especialistas, habla con claridad de la evidente decadencia de nuestro deporte, que se ha quedado dormido en concepciones del siglo pasado y ha optado por posiciones increíblemente conservadoras a la hora de abrirse a la realidad internacional imperante.

Porque el desarrollo en el área es indetenible y así lo demuestra, por ejemplo, el dominio cada vez menos claro de Estados Unidos sobre el resto de los países. Si en 1971 los norteamericanos sumaron 105 medallas de oro y aventajaron en 74 al segundo puesto; y en 2003 llegaron a los 116 primeros puestos, 44 más que el segundo lugar ocupado por Cuba; ya en 2007 se quedaron en 97 preseas doradas (por 59 de los cubanos), en 2011 conquistaron 92 (por 58 de Cuba) y en Toronto iniciaron la jornada del jueves con 76, solo 11 más que Canadá.

A solo un año de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y con muchas posibilidades de no poder alcanzar ni siquiera el tercer escalón por países en el continente, al deporte cubano le convendría una revisión a fondo de sus concepciones ya obsoletas y una apuesta por directivos con la capacidad necesaria para conducir finalmente a nuestro movimiento atlético hacia el siglo XXI. Un golpe de timón, en fin, que detenga su caída libre y comience a recuperar al menos una parte de todo el terreno perdido.

Premier 12: Aquí el calendario completo de Cuba en el grupo A


Después de debutar ante Canadá el 10 de noviembre, el equipo cubano de béisbol tendrá un partido revancha el día 11, cuando enfrente al semifinalista del III Clásico Mundial, Holanda, en la segunda fecha del grupo A del Premier 12.

Los europeos han sido indescifrables para Cuba desde que le ganaron la final de la Copa Mundial 2011 y llegan a la primera edición del Premier 12 luego de incluirse entre los cuatro grandes del Clásico Mundial 2013, precisamente a costa de la selección antillana.

luego del duelo ante los tulipanes, Cuba chocará el 12 de noviembre ante Puerto Rico, el 14 frente a Taipei de China, y el 15 cerrará la primera ronda ante Italia.

No. 3 Cuba Opening Round Schedule