Liga Japonesa: Guerrero y Viciedo producen, pero Chunichi sigue sin ganar


Alexander Guerrero y Dayán Viciedo batearon de 4-2 e impulsaron una carrera cada uno, pero no pudieron evitar que su equipo, los Dragones de Chunichi, cayera este lunes por tercera jornada consecutiva ante los Gigantes de Yomiuri, en la Liga Central de la Nippon Professional Baseball.

Ahora Guerrero batea .333 (12-4), con doble, jonrón y una remolcada en tres juegos, como antesalista y tercer bate. Por su parte, Viciedo lo hace para .167 (12-2), con doble e impulsada en el rol de cuarto bate e inicialista.

En cuanto al pitcheo, el zurdo Raúl Valdés acumula una buena salida, en la que trabajó 6,1 entradas y se fue sin decisión. Ponchó a tres, aunque regaló siete bases por bolas.

Con 0-3, Chunichi es el único equipo de la Liga Central que no ha conseguido aún victorias.

Un huracán cubano en la Ciudad de los Vientos


Dayan-Viciedo1 La enorme expectativa levantada por el multimillonario contrato del cienfueguero José Dariel Abreu mantuvo ocupados e ilusionados por igual a los aficionados de los Medias Blancas de Chicago a lo largo de toda la pretemporada, aunque aun los más optimistas estuvieron lejos de imaginar que el poderoso toletero sería apenas uno de los elementos en el huracán cubano fuerza cinco que ha azotado el inicio de la campaña regular. Sin ir más lejos, el villaclareño Dayán Viciedo era hasta este miércoles el líder de los bateadores en la Liga Americana, con 361, seguido muy de cerca por el paracortos pinareño Alexei Ramírez (357); mientras que Abreu marchaba segundo en jonrones (6) e impulsadas (19).

Viciedo, quien varias veces ha estado a punto de salir del equipo de la Ciudad de los Vientos, no arrancó como regular la presente temporada, pero la grave lesión de Avisail García le abrió las puertas de la titularidad y el Tanque, como le llaman en Chicago, está aprovechando su oportunidad al máximo. En 18 partidos, había conectado 22 jits, siete de ellos biangulares y uno cuadrangular, con nueve carreras impulsadas. Su porcentaje de embasado (412) y su slugging (525) completan el gran inicio del corpulento bateador cubano.

Alexei-Ramirez5Por su parte, Alexei Ramírez está protagonizando su mejor comienzo en siete temporadas, con cinco dobles, cuatro jonrones y 15 remolcadas en 21 juegos, además de un slugging de 560 que complementa a la perfección su contrastado talento defensivo. El vueltabajero, caracterizado por sus flojos inicios, ha cambiado la historia en este 2014 y acaparó titulares durante varias jornadas, al sumar 17 partidos consecutivos conectando de jit, aunque la racha quedó trunca el pasado 19 de abril en la derrota 3×6 ante los Rangers de Texas.

Otra cosa es José Dariel, el bateador que buscaba el mentor Robin Ventura para la parte gruesa de su alineación, el hombre que llega con la gran responsabilidad de sustituir al ya veterano Paul Konerko y a quien le dieron 68 millones para que mostrara el mismo poder con el que encandiló a medio mundo en el III Clásico Mundial. Consciente de semejante reto, el cubano arrancó con fuerza arrasadora, aunque las alarmas se encendieron cuando, entre el 11 y el 18 del presente mes pegó solo un sencillo en 25 veces al bate. Sin embargo, en sentido general el paso de Abreu, quien a fin de cuentas sigue siendo un novato en Grandes Ligas, marcha por encima de lo que podría esperarse. En total, el inicialista acumula seis vuelacercas (solo superado por la leyenda de Albert Pujols y sus 500 bambinazos) y 19 carreras impulsadas.

Jose+Abreu+Minnesota+v+ChicCon un perfil mucho más bajo por su condición de receptor suplente, el capitalino Adrián Nieto completa el cuarteto cubanos de los White Sox. El máscara, solicitado por los Nacionales de Washington en la quinta ronda del draft del 2008, ha actuado en solo 8 partidos y promedia solo 211, aunque su verdadera aportación se espera en el orden defensivo.

Los Medias Blancas de Chicago ocupan ahora mismo la tercera posición de la División Central de la Liga Americana, con 10 victorias y 11 derrotas, a solo dos juegos de los Tigres de Detroit. Bajo las órdenes del venezolano Ozzie Guillén ganaron por última vez la Serie Mundial en el 2005, de la mano del lanzador cubano José Ariel Contreras.