Yosvani Alarcón, un problema para Carlos Martí


Con este swing, Yosvani Alarcón puso a pensar al mentor Carlos Martí.

Con este swing, Yosvani Alarcón puso a pensar al mentor Carlos Martí.

Tras regresar de una sanción que le apartó varios meses de los terrenos de juego, el tunero abre el debate en torno a la titularidad en la receptoría de la Selección Nacional.

Si a alguien le quedaban dudas, el jonrón del pasado lunes ha dejado las cosas claras: Yosvani Alarcón será hasta el último minuto un problema para el mentor Carlos Martí, en caso de que el granmense insista en su decisión de colocar al capitalino Frank Camilo Morejón como titular en el IV Clásico Mundial de Béisbol.

Es esa una de las principales disyuntivas que enfrenta el colectivo técnico cubano: apostar por el hombre al que consideran más seguro detrás del plato, o decantarse por los cánones del béisbol moderno y colocar de inicio al tunero, sin dudas incluido entre los tres mejores bateadores cubanos de las últimas temporadas.

Al respecto, el jobabense conversó en exclusiva con 26, vía Facebook, apenas unas horas después de concluido el tercer choque preparatorio de la Selección Nacional: “Por supuesto que mi objetivo es el de jugar como regular, aunque debo decir que Frank Camilo está muy bien y la decisión va a depender de la estrategia que desee seguir la dirección del equipo”.

De hecho, este jueves Alarcón fue situado como tercer bate y designado en el choque que Cuba perdió 3×1 ante los Elephants Brothers, un equipo de la Liga Profesional de Taipei de China. Y aunque esta vez el tunero no pudo producir en cuatro turnos al bate, su presencia en la zona medular del line up habla con claridad de su peso dentro de la ofensiva antillana.

Ya adelantábamos la semana anterior que Alarcón podía ser uno de los más beneficiados por los 11 partidos de preparación previstos y el jobabense solo necesitó el primero de ellos para confirmarlo. Con un enorme cuadrangular ante el muy buen pitcheo de la selección nacional de Taipei de China, contribuyó al triunfo cubano de 6×2 y puso en un agradable aprieto al mánager campeón de Cuba.

Porque Martí tiene mucho que agradecer de la entrega y el liderazgo de Frank Camilo, vital en el título conseguido por los Alazanes. Pero el veterano piloto ha mostrado suficiente sentido común como para percatarse de que en un elenco necesitado de sluggers, renunciar al madero de Yosvani Alarcón podría ser un sacrilegio.

Más allá de estas consideraciones, lo cierto es que Alarcón y Frank Camilo tendrán en sus manos la posibilidad de ganar la titularidad. Para conseguirlo deberán aprovechar al máximo los siete encuentros restantes en Corea del Sur y Japón, en medio de un periplo al que Alarcón califica de muy exigente.

“Hasta ahora vamos cumpliendo sin problemas la preparación, que es el objetivo principal, más que los resultados de los juegos. Todos nos hemos tenido que ir adaptando poco a poco al cambio de horario y a las dificultades que eso trae. Además, no es sencillo enfrentar un día a un equipo con ciertas características y después a otro distinto, aunque todos tienen mucha calidad. De todas maneras, el estado de ánimo es muy bueno y esta última derrota para nada cambia la aspiración del grupo, que es avanzar poco a poco en el Clásico”, afirma el receptor tunero.

Yoelkis regresa con el Granma a México


Foto: Luis Carlos Palacios

Foto: Luis Carlos Palacios

Además de inesperada y espectacular, la victoria de Granma en la 56 Serie Nacional de Béisbol ha adquirido una gran carga simbólica. Muy poco tiempo después de haber conmemorado el aniversario 60 de la histórica travesía del yate en el que arribó a esas tierras la semilla de la libertad, los Alazanes han completado el círculo y regresan a la vecina nación, convertidos en campeones nacionales y como embajadores de Cuba en la Serie del Caribe.

Y como parte de la expedición estará el tunero Yoelkis Cruz, el tercer leñador que alcanza un título de Cuba, después de que lo hicieran Dánel Castro (Villa Clara, Serie 52) y Andrés Quiala (Pinar del Río, Serie 53).

Para el lanzador de 37 años no hubo demasiada suerte en los play off, pues en cada una de sus salidas el equipo apenas pudo producir ante el pitcheo rival. Sin embargo, el tunero registró excelentes actuaciones, como la conseguida en la derrota de 2×1 ante Matanzas y, sobre todo, su vital aporte al primer éxito en la gran final ante los Tigres.

Porque el arrollador galope de los Alazanes rumbo al título tuvo un momento definitorio en ese partido inicial. Y dependió mucho de la capacidad de Yoelkis para autorelevarse y contener durante 7,0 entradas a los dos veces monarcas de Cuba en su propio estadio.

La posterior reacción para empatar y el jonrón decisivo de Alfredo Despaigne en extrainning se robaron por completo el protagonismo, pero casi con total seguridad no habría sucedido nada de eso sin el sacrificio y el coraje de Cruz.

Por eso es más que merecida su inclusión en el equipo que debutará el próximo miércoles ante República Dominicana, en el Nuevo Estadio Tomateros, de Culiacán.

Alazanes de Granma:

Receptores: Frank Camilo Morejón y Osvaldo Vázquez (Ciego de Ávila). Jugadores de cuadro: Guillermo Avilés, William Saavedra (Matanzas), Carlos Benítez, Yúnior Paumier, Lázaro Cedeño, Osvaldo Abreu, Yuslán Milán, Alexánder Ayala y Yordan Manduley. Jardineros (5): Alfredo Despaigne, Roel Santos, Yoelkis Céspedes, Denis Laza y Víctor Víctor Mesa. Lanzadores: Lázaro Blanco, Leandro Martínez, Yanier González, César García, Miguel

Cuatro décadas de Las Tunas en la Serie Nacional


Félix Núñez, el Látigo de Colombia, ganó 130 juegos para Las Tunas en series nacionales.

Félix Núñez, el Látigo de Colombia, ganó 130 juegos para Las Tunas en series nacionales.

El año que acaba de comenzar no debe ser uno más para el béisbol tunero. En este 2017 celebraremos los 40 años del debut de Las Tunas en Series Nacionales, un lapso de tiempo que si bien ha puesto a prueba la fidelidad de la afición, ha reservado igualmente momentos inolvidables, victorias espectaculares y un gran número de jugadores que han alcanzado ya la categoría de ídolos locales.

Porque no ha sido precisamente un cuento de hadas lo vivido en estas cuatro décadas. Los equipos tuneros debieron acumular muchas horas de sol y cientos de derrotas antes de comenzar a regalar alegrías a sus seguidores.

Han sido numerosas las temporadas difíciles, de escasos triunfos y demasiados reveses, en las que el único asidero para sus fanáticos fue degustar de primera mano el talento, entre muchos otros, de hombres como Gregorio Pérez y Félix Núñez; Ermidelio Urrutia, José Miguel Báez y Juan Carlos Pérez; Dánel Castro, Joan Carlos Pedroso, Osmani Urrutia, Ubisney Bermúdez, Yoelkis Cruz y Yosvani Alarcón.

Todos ellos, herederos de una tradición que data de mucho antes, cuando estas tierras vieron a jugadores de la talla de Cleveland “Chiflán” Clark o Manuel “Chino” Hidalgo, según nos recuerda el maestro Juan Emilio Batista Cruz.

Aquí comenzó Guillermo “Willy” Miranda el camino que luego lo conduciría hasta las Grandes Ligas norteamericanas. Considerado por muchos el mejor defensor del campo corto en la historia del béisbol cubano, se desempeñó entre 1951 y 1959 con los Yankees de Nueva York, los Senadores de Washington, los Medias Blancas de Chicago y los Orioles de Baltimore.

De Las Tunas salieron igualmente el zurdo Orlando Peña, quien lanzó en 14 temporadas con ocho equipos de la Major League Baseball, y el receptor Orlando de Jesús McFarlane, jugador de los Piratas de Pittsburg, los Tigres de Detroit y los Ángeles de California.

Pero fue en la temporada 1977-1978 que un equipo representó por primera vez a la recién nacida provincia de Las Tunas. Aquel equipo dirigido por Luis Cartón concluyó en el penúltimo lugar entre 18 elencos, con balance de 12 victorias y 37 derrotas. Desde entonces, fueron exactamente 12 las campañas con más reveses que triunfos, hasta que en la 1989-1990, bajo el mando de Frángel Reynaldo, los tuneros concluyeron con 25-23.

Aquel período de relativa estabilidad tuvo su punto álgido en la 91-92, cuando el mentor Reynaldo Sabido consiguió que sus jugadores finalizaran en el noveno puesto con 26 ganados y 21 perdidos. Eran los años del mejor staff que ha tenido Las Tunas en toda su historia, aunque la ofensiva y la defensa limitaron las aspiraciones de un elenco que llegó a quedarse a solo un paso de su primera postemporada.

Luego giraron las tornas y la crisis se trasladó hasta el montículo. De manera que volvieron las penurias y Las Tunas tocó fondo en la 41 Serie Nacional (2002), cuando ganó apenas 23 de los 90 juegos del calendario. Sin embargo, casi de inmediato una nueva generación comenzó a encontrar el camino: con Ángel Sosa y Rolando Ponce de León al mando, y ya bajo el mote de Leñadores, se lograron temporadas ganadoras.

Era la antesala del momento más grande en la historia del béisbol tunero, su primera clasificación a la etapa de play off, conseguida luego de alcanzar las 50 victorias y concluir en un histórico séptimo puesto bajo las órdenes de Ermidelio Urrutia.

Desde entonces, el equipo verdirojo ascendió hasta el sexto lugar en el 2012 (su mejor ubicación histórica), con Juan Miguel Gordo en el puesto de dirección de un equipo que elevó hasta 54 su récord de juegos ganados para una temporada.

A 40 años de su primer choque en los clásicos nacionales, el béisbol de Las Tunas comienza el 2017 con nuevas ideas en su renovada estructura de dirección. Y no podía arrancar de mejor manera que mirando al futuro, cuando este fin de semana inicien los play off finales de los campeonatos provinciales en las categorías sub-12 y 9-10 años.

* Datos estadísticos del MSc. Modesto Castelló Góngora

Morbo en los play off: Yoelkis Cruz se reecuentra con Víctor Mesa


Vctor-Mesa-extraer-del-box-al-lanzador-en-el-momento-oportuno.jpgPara Yoelkis Cruz el play off Granma-Matanzas que comienza hoy tendrá una connotación especial. No solo por ser la antesala de una nueva final, sino porque le da la posibilidad de reivindicar su trabajo como refuerzo de los Alazanes de Granma y, sobre todo, porque le permitirá reencontrarse con Víctor Mesa.

En la 53 Serie Nacional, el diestro tunero fue solicitado como refuerzo por el mentor de los Cocodrilos de Matanzas. Más de una vez, Víctor le sustituyó de manera apresurada y comenzó a abrir un abismo de desconfianza entre él y una de sus principales armas para intentar ganar el Campeonato.

La historia es ya conocida: los matanceros se impusieron en semifinales ante Villa Clara, pero cayeron luego frente a Pinar del Río en la definición del título de Cuba. Yoelkis, que había llegado a apuntalar el staff de abridores, terminó siendo utilizado como relevista, una labor que ha realizado muy poco en su carrera.

Junto al también tunero Carlos Juan Viera, Cruz cargó con buena parte del peso de aquella derrota. De acuerdo con el criterio de Víctor Mesa, expresado en una comparecencia ante las cámaras de la Televisión Cubana, los dos relevistas se presionaban por proceder de “equipos perdedores”.

La frase, dicha unas horas antes del choque que decidió un jonrón con bases llenas del vueltabajero Luis Alberto Valdés, rompió los últimos hilos que sujetaban la relación manager-lanzador y regresa ahora, tres años después, cargada de morbo.

Por si no fuera suficiente motivación, el nacido en Las Tunas llega con afán de superar sus prestaciones de la segunda fase de la campaña con los Alazanes. En 10 juegos iniciados, Yoelkis presenta balance de 3-5, efectividad de 4,14 y elevadísimo WHIP de 1,62.

Para aportar lo que esperan Carlos Martí y la afición granmense, el espigado serpentinero apelará no solo a su capacidad de trabajar en la zona de strike (tiene una tasa de solo dos bases por bolas cada nueve innings) y a sus muchos años encima del box, sino también a la necesidad impostergable de saldar una vieja deuda.

 

La estatura de Fidel


ermidelio-urrutia_tributo1

Foto: Rey Betancourt (Tiempo 21)

Un cuarto de siglo ha transcurrido desde que Ermidelio Urrutia tuviera la noche más impresionante de su carrera deportiva. En el juego final del torneo beisbolero de los Juegos Panamericanos La Habana 1991, el jobabense bateó de 6-6 y conectó tres jonrones, para convertirse en el jugador más valioso del choque por el título ante Puerto Rico.

Sin embargo, más allá de que semejante proeza no ha sido aún igualada, lo verdaderamente especial fue el encuentro con Fidel, aquella breve conversación en la que Urrutia pudo comprender la estatura inmensa del líder revolucionario: “Cuando me fue a entregar la medalla, al parecer comprobando mi pequeña estatura, me dijo sonriendo: `¿Tú pensabas llenar esas gradas de pelotas? Yo pensaba que tú eras un gigante´. Luego me hizo bajar del podio hasta su lado y me puso la mano en el hombro, como para medirme. `¿De dónde saca tanta fuerza?´, le preguntó a Kindelán, y este le respondió: `Comandante, él saca la fuerza del corazón”.

Ermidelio asegura que en estos días tan difíciles ha comprendido mejor el significado de aquellas palabras: “Desde entonces he tratado de estar a la altura de ellas y ser un verdadero gigante, un gigante de ideas, de compromiso, de crecerme en los momentos difíciles, inspirado en la fidelidad a su ejemplo”.

El campeón olímpico de Barcelona 1992 afirma que “Fidel nos ha llevado a ser lo que somos y ahora nos toca ser mejores que antes. Por eso tiene tanta importancia la firma del concepto de Revolución, que es un acto de reafirmación y de compromiso con él y con Raúl. Creo que nosotros podemos hacer mucho más y a eso estamos llamados si queremos abarcar todo lo que abarcaba la voluntad de Fidel”.

Sus años como uno de los jardineros titulares del mejor equipo Cuba de todos los tiempos, le permitieron al tunero atesorar infinidad de momentos al lado del Comandante: “Lo recuerdo como alguien muy cercano. Uno iba con la duda de cómo comportarse y siempre era él quien rompía el hielo con una sonrisa, una jarana. Por eso, aunque han sido días muy duros y Fidel es una presencia que no se acaba, llevo la tristeza por dentro, porque a pesar de tantos momentos difíciles, la imagen que tengo de él es esa, la de su alegría y su jovialidad. Llevo mi tristeza en el corazón y será infinita, para siempre, pues los encuentros con él me enseñaron que no importa la estatura que tengamos: si tenemos un corazón gigante, es el corazón quien manda”.

Béisbol para damas: Las Tunas gana invicto la V Copa 19 de Noviembre


La internacional Yisenia Frómeta, torpedera de Las Tunas, batea ante el equipo de Sancti Spíritus en la V Copa de Béisbol para damas 19 de Noviembre

Foto del autor

Aunque debió pelear cada out hasta el final, el equipo de Las Tunas se despidió con triunfo de 10×8 este martes ante Sancti Spíritus y ganó en condición de invicto la V Copa de Béisbol 19 de Noviembre, para féminas menores de 20 años, que concluyó en el sureño territorio tunero de Jobabo.

Quizás por llegar a la última jornada con el título asegurado, las tuneras debieron esforzarse un poco más de lo esperado ante las espirituanas, que arrancaron al frente con racimo de cuatro carreras en el capítulo inicial. Sin embargo, la fuerte ofensiva local se hizo sentir de inmediato y no paró hasta someter la enconada oposición de las centrales.

La inicialista Yasenia Tamayo remolcó tres carreras y lideró el ataque de las anfitrionas, complementado por la jardinera central Lieska Contreras (2-2 con par de remolques) y la antesalista Litsie Valera, quien produjo de 3-2, con una impulsada y otra anotada. Las tuneritas mostraron su versión más productiva y marcaron una decena de carreras con nueve jits, para apuntalar el segundo éxito en la lid de la diestra Carmen Rosa Pérez.

Por las del Yayabo sobresalieron la jardinera izquierda Damiani Bueno, de 4-3 y tres empujadas, así como la receptora Laura López, autora de un doble y un sencillo en tres turnos, suficientes para remolcar una y anotar tres veces. La abridora Marian Rodríguez cargó con el revés.

A primera hora, en uno de los mejores choques de todo el torneo, las excampeonas granmenses aseguraron el segundo puesto tras fabricar cinco anotaciones en el final del séptimo episodio y dejar al campo a Santiago de Cuba.

Las de la Capital del Caribe ganaban 11×7 cuando llegó la rebelión granmense, coronada por sencillo impulsor de dos carreras de Bárbara Blanco, que sirvió para empatar el choque, y por doblete decisivo al jardín central de Dacheris Gamboa.

La propia Gamboa encabezó la ofensiva de su equipo, al batear de 4-4 y empujar dos carreras. Además, se destacaron aluminio en mano Katiana Osorio (4-2, 3 CI), Arlen Sánchez (3-2, 2 CI) y Adalenis Varona (4-2, 2 CI). Por las santiagueras, la antesalista Rosaida Oliva se fue de 4-4, en tanto la inicialista Claudia Moré bateó de 5-4 y la camarera Yandalis García lo hizo de 3-2, con par de impulsadas.

La diestra Arianna Márquez, de relevo, se llevó su segundo triunfo del certamen, mientras que la internacional Maité Despaigne sufrió el descalabro.

Finalmente, en los dos últimos partidos Santiago de Cuba se impuso 3×1 a Pinar del Río, con gran labor de Luganis Lamothe; mientras que Sancti Spíritus cerró con éxito de 7×0 ante el propio elenco pinareño, el único sin victorias de la Copa.

Detrás de las invictas tuneras (4-0) se ubicaron por ese orden Granma (3-1), Santiago de Cuba (2-2), Sancti Spíritus (1-3) y Pinar del Río (0-4).

De acuerdo con la máxima responsable del béisbol para damas en Cuba, la exatleta Margarita Mayeta, la Copa 19 de Noviembre podría evolucionar el venidero año y convertirse en el torneo zonal oriental, clasificatorio para el Campeonato Nacional de la categoría.