Ulises Cintra: La odisea que nunca fue (+audio y galería de fotos)


Fotos: István Ojeda Bello

El mentor debutante que ha llevado a Las Tunas a las puertas de su primera postemporada en la categoría, habla sobre la experiencia de dirigir a un equipo que partió con muy pocas expectativas. En la conversación, su lado más personal, los retos del futuro, su pasión por el Real Madrid y la opinión sobre la “guerra fría” fútbol-béisbol que se ha desatado en el país

A Ulises Cintra lo conozco de cerca, de jugar cada domingo en el mismo equipo de softbol. Allí, en medio de esa suerte de hermandad que surge espontáneamente entre los integrantes de cualquier equipo, he podido saber poco a poco de su seriedad y su calidad humana.

Quizás por eso recibí con cierta preocupación su nombramiento como mentor del conjunto tunero que tomaría parte en la V Serie Nacional de Béisbol Sub-23. A fin de cuentas, nadie apostaba por un elenco al que le faltarían nada menos que sus tres ases del pitcheo: Alejandro Meneses, Ángel Sánchez y Diego Granado.

Sin embargo, dos meses después la realidad es muy distinta y la odisea que todos preveían no ha sido tal. De hecho, el equipo se ha colocado apenas a un paso de conseguir su primera clasificación a postemporada en esta categoría, algo que no pudieron lograr otros elencos con nóminas muy superiores.

Con una ofensiva limitada y un cuerpo de pitcheo sin grandes nombres, Las Tunas ha navegado contra viento y marea en pos de la clasificación, sorprendiendo a todos por su juego rápido, audaz, eléctrico. Un estilo que contrasta con la personalidad un tanto pausada de su director.

Porque Ulises Cintra, el manager que ha debutado por la puerta grande, es un tipo más bien calmado, que parece pensar bien las cosas antes de hablar. Así conoció a este habanero la gente de “Jesús Menéndez” que lo acogió en su arribo a tierras tuneras y así lo perciben ahora sus vecinos en Jobabo.

Así es el hombre de béisbol al que abordo en el estadio Julio Antonio Mella, para conversar un poco de esta aventura a la que se ha lanzado con sus jugadores y su cuerpo de dirección.

“Para mí ha sido difícil, novedoso, aunque es cierto que a muchos de estos atletas ya los dirigí desde que eran niños. Este es un béisbol muy distinto, sobre todo por el nivel de exigencia que hay, para mí todo esto es nuevo, las experiencias, las sensaciones, estoy aprendiendo mucho en mi primer año a este nivel”, confiesa Cintra solo minutos después de que sus muchachos consiguieran un triunfo ante Camagüey que los acercó un poco más a la meta de los play off.

¿Cómo es el día a día con peloteros que ya tienen más carácter que cuando eran escolares, con personalidades más complejas y motivaciones distintas?

Todo en este equipo gira alrededor del colectivo. Hacemos mucho trabajo de mesa y entonces vamos al plano individual con cada uno de ellos. Creo que ha sido muy importante que los entrenadores prediquemos con el ejemplo. Tenemos un muy buen colectivo de dirección y una línea de trabajo única, que es esforzarnos al máximo, entregarlo todo dentro y fuera del terreno, cumplir con lo que nos toca y respetarnos mucho.

Los atletas han ido entendiendo que esa manera de hacer las cosas es lo mejor para el equipo y hemos logrado una gran unidad. Yo les digo a ellos que esa capacidad de estar unidos es como el jugador número 10 cuando salimos al terreno. Acostumbramos a decirnos las cosas de frente, en los mítines, y ya cada uno sabe qué les exijo yo y también lo que los demás esperan de él. Todavía nos falta mejorar en algunos aspectos, pero creo que vamos por el buen camino.

Hay muchos directores que, teniendo peloteros con características propicias para el juego rápido, no son capaces de sacarles provecho.

El secreto es sencillo: todo eso lo entrenamos. A veces escuchamos a un mentor decir cómo va a jugar su equipo en un campeonato, pero en realidad lo que hay que definir es qué vas a hacer en el entrenamiento para después poder jugar de esa manera.

Todas estas jugadas de toque de bola, robo de base, bateo y corrido… todo eso fue el plato fuerte del entrenamiento desde el primer día. Ahí ha estado el éxito.

La principal duda desde el principio fue el pitcheo, sobre todo por la ausencia de tres lanzadores de primer nivel. Sin embargo, ha terminado siendo esa área la que ha sostenido al equipo en toda la temporada.

La mente. Los entrenadores del equipo nos hemos estado documentando sobre el tema, con materiales que hablan mucho de la mentalidad del deportista y lo estamos llevando a la práctica. Sabíamos que el cuerpo de pitcheo con el que íbamos a contar nunca había tenido la responsabilidad de echarse encima al equipo y decidimos trabajar por ahí, por la fortaleza psíquica de cada uno de ellos.

Tratamos de conversar mucho con ellos, les ponemos videos, les contamos anécdotas y gracias a Dios todo eso ha permitido que las cosas nos salgan bien dentro del terreno. Pero lo principal es que ellos creen en lo que estamos haciendo, en el día a día con ellos, en la confianza que les estamos dando. Muchos han madurado con la competencia y hoy se ve un pitcheo que no tiene gran velocidad, pero sí con más recursos, lanzando en cada zona según el tipo de bateador y la situación de juego. Todos estos pequeños detalles nos han sacado adelante.

Nadie esperaba una actuación como esta. Incluso equipos más completos de esta categoría, nunca pudieron acercarse a la clasificación.

Sí, es cierto. Nosotros, desde el primer día de entrenamiento, partimos con el objetivo de jugar para el 50 por ciento, de ganar al menos 20 juegos. Nos propusimos no ser solo un equipo que participara en el Campeonato, sino un equipo que compitiera.

Teníamos muy reciente el ejemplo de los Leñadores con ese segundo lugar y creo que ese resultado abrió el camino para la mentalidad ganadora que existe ahora en la provincia. Si al principio queríamos ganar 20 juegos, ya después los muchachos comenzaron a subir el número y hoy todos hablan de Cienfuegos, el mejor equipo del torneo, dicen que la final es contra ellos y que les podemos ganar. Quiere decir que respetando siempre a los rivales, porque primero hay que clasificar y si lo hacemos hay que eliminar a Granma, sin salirnos de la filosofía del juego a juego, ya ellos están pensando en discutir el Campeonato.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Las claves de este equipo?

Ante todo el pitcheo, que ha resuelto un problema inmenso y se ha echado el equipo al hombro, principalmente los relevistas. Ahí están los casos de Rodolfo Díaz y Kenier Ferrá, muy guapos los dos; y la llegada de Eugenio Fernández, que estaba lesionado y oxigena mucho al staff.

Por supuesto que hay que hablar de Yordey Fuentes, con muy buenas actuaciones, y en general de todo el cuerpo de lanzadores. La combinación del pitcheo con la defensa nos ha dado estabilidad y nos ha traído hasta aquí.

Hablabas del resultado de Las Tunas en la 57 Serie Nacional y de un cambio de mentalidad. ¿Está ahora mismo el béisbol tunero en el buen camino?

Ese gran resultado creo que sí influye mucho en la manera de enfrentar las competencias. Pero creo que el éxito está en cómo se está entrenando aquí en Las Tunas. En mi criterio, es una de las provincias en las que mejor se trabaja, con énfasis en la táctica aplicada a las situaciones de juego. Muchos hablan de esto, pero son pocos los que de veras pueden aplicarla a las sesiones de entrenamiento, porque es difícil, porque lleva tiempo y sacrificio.

¿Cuáles son los retos que ve en el futuro un mánager debutante?

Sí, lo veo todo como un gran reto y más que nada porque soy muy exigente. Les exijo el máximo a todos, a veces sin tener en cuenta la calidad o la madurez del pelotero, pero trato de hacerlo sobre todo en los entrenamientos, porque soy de los que piensa que es ahí donde se ganan y se pierden juegos. Ya en la competencia trato de disfrutarla y que los muchachos la disfruten también.

Tengo que mejorar bastante en el tema de la paciencia, en la ecuanimidad a la hora de dirigir el juego de pelota. Creo que podría conocer aún más a los atletas, sus problemas personales… Me faltan muchas cosas que llegan con la madurez como mentor, pero siempre me ha gustado ser un profesional: hoy como director, mañana como entrenador o haciendo cualquier cosa dentro de un terreno.

La verdad es que yo me lo tomo muy en serio. Para mí el béisbol es todo y según marchan las cosas en el trabajo, así marcha mi vida, mi familia, todas esas personas que te apoyan y sin las que no sería posible conseguir nada. Siempre pienso en superarme porque les debo respeto a ellos y porque no puede ser en vano tanto tiempo que dejo de dedicarle a la familia, tanto sacrificio para trasladarme todos los días hasta la capital provincial. Por todo eso me tomo muy en serio mi trabajo.

He estado todo este tiempo conversando con un madridista y mañana el Real Madrid juega la final de la Liga de Campeones, ¿cómo lo vives? ¿Messi o Cristiano?

El mejor club del mundo es el Real y es difícil que pierdan esa final, porque son jugadores con una fortaleza mental tremenda. Yo veo el fútbol y también aprendo, de Zidane como entrenador, de Cristiano como jugador, de esa mentalidad ganadora que tienen siempre.

Y en cuanto a esa rivalidad, yo me quedo con Cristiano, pero sin demeritar a Messi, que es un genio y siempre es un placer verlo en una cancha de fútbol.

Siendo un hombre de béisbol, ¿no te da cierto temor ser seguidor del fútbol, ahora que hay una especie de guerra entre estos deportes por la preferencia de los cubanos? 

Yo creo que si hay competencia con el fútbol es algo bueno. Lo que sucede es que tenemos que aspirar a que el béisbol nuestro se acerque al nivel del fútbol que estamos viendo. Pero no puede ser una competencia que se base en restar, sino en sumar. Yo creo que se podría equilibrar y como mismo vemos fútbol de primera calidad, ver también el mejor béisbol del mundo.

Soy de los que creen que se puede tomar algo de todos los deportes. Veo baloncesto, sigo el tenis, las motos… me gustan todos y es algo que me caracteriza: veo los deportes para aprender cosas, más allá de disfrutar si se gana o se pierde. No me pongo en el lugar de un fanático, sino en el de un profesional que quiere incorporar algo nuevo siempre.

Escuche aquí un fragmento de sus declaraciones:
Ir a descargar

Anuncios

Béisbol cubano: Táctica y estrategia


las_tunas_vs_isla_juventud_0026(2)En 1948, los Indios de Cleveland asombraron al mundo del béisbol, luego de  colocar a tres jugadores entre la inicial y la intermedia para defender ante el poderoso bateador zurdo Ted Williams, quien promedió 344 en 19 temporadas y ganó dos veces la triple corona con los Medias Rojas de Boston.

El hoy miembro del Salón de la Fama de las Grandes Ligas, autor de 521 jonrones y 17 veces elegido al Juego de las Estrellas, no solo continuó pegándole con fuerza a la bola hacia la parte derecha del terreno, sino que esgrimió un argumento inapelable: “la cantidad de defensores es irrelevante si yo consigo batear un jonrón”.

Pero la solución aportada por los Indios no quedó en la anécdota. En realidad, la iniciativa de la “tribu” abrió nuevos horizontes a un deporte que hasta aquel momento había estado marcado casi exclusivamente por el talento de sus practicantes.

Las soluciones tácticas a las múltiples complejidades del béisbol lo han enriquecido desde entonces, hasta el punto de que no pocos autores las consideran como la esencia misma de esta disciplina. Sin embargo, y de acuerdo con el Dr. Eduardo Martín Saura, “en Cuba la pelota se distingue por el empleo de la fuerza a la ofensiva y el poco uso de la rapidez en combinaciones tácticas entre el bateador y los corredores, jugadas ofensivas y defensivas sustentadas en esquemas tácticos tradicionales, entre otras características.”

Al margen de aseveraciones científicamente sustentadas, el aficionado medio puede llegar a similares conclusiones con la simple observación de los partidos que animan la Serie Nacional. El deficiente corrido de las bases, el abuso del toque de bola, la ausencia de buenos robadores y un muy discutible manejo de los lanzadores son algunos de los lastres que han terminado por sumir al campeonato nacional en su etapa más gris. Y surge entonces una molesta interrogante: después de siglo y medio de práctica, ¿jugamos bien al béisbol en Cuba?

Evolucionar para ganar

En los últimos años, la televisión cubana ha mostrado al menos en dos ocasiones la exitosa película Moneyball. Protagonizada por el icónico Brad Pitt, la cinta cuenta la historia de Billy Beane, mánager general de los Atléticos de Oakland, quien revolucionó el béisbol de Grandes Ligas aplicando la teoría de Bill James en torno al uso en el deporte de materias como la matemática, la estadística e, incluso, la economía.

Bajo esos presupuestos, los modestos Atléticos consiguieron durante varios años ser competitivos ante equipos de mayor poderío económico; y aunque no alcanzaron el sueño de coronarse, al menos cumplieron el objetivo de cambiar radicalmente la manera de entender el juego.

Hoy, todos los equipos de las Grandes Ligas recurren a los números y a la tecnología para potenciar sus posibilidades de éxito. Al respecto, James asegura que “en el mundo del béisbol hay dos montañas de material, en una mano tenemos la tradición, cosas que se han dicho durante años y años. En la otra mano tenemos una enorme cantidad de números. Los estadísticos tienen un objetivo, saber cómo SON las estadísticas. A mí eso no me interesa, yo lo que quiero es saber qué SIGNIFICAN las estadísticas.”

De manera que la visión interpretativa del béisbol es la que rige hoy el accionar en las ligas más fuertes del mundo. Y al mismo tiempo, esta dicotomía hace las veces de espejo de la pelota nacional actual: por un lado, aún en mayoría, los tradicionalistas que aplican conceptos anticuados y se resisten al cambio y a la experimentación basada en la tecnología; y de otro, una minoría que ha comenzado a asociar su juego con tendencias modernas como la sabermetría, que intenta hacer un béisbol más cercano a los tiempos que vivimos.

Leña al fuego

Y ahora, volvamos a la pregunta de marras: ¿jugamos bien al béisbol? Y añadamos otra, aun más polémica: ¿en qué cara de la moneda situamos a Las Tunas?

Las respuestas se antojan sencillas, aunque en materia de nuestro deporte nacional nada parece serlo. Hace solo unas semanas, cierto periodista de una publicación nacional aseguró en las pantallas de Tele Rebelde que “el problema de Las Tunas es que no sabe jugar bien al béisbol”. La aseveración, por descarnada, provocó una ola de rechazo entre muchas personas cercanas al equipo tunero que participa en la 55 Serie. En realidad, se profirieron ofensas de todo tipo hacia un colega que, más allá de ciertos matices y absolutismos, expresó un criterio como mínimo respetable.

Porque solo tres días después, los Leñadores viajaron hasta Pinar del Río y mostraron ante las cámaras de la televisión cuántas fisuras tiene aún su juego táctico. En aquella ocasión fue sobre todo el corrido de las bases, aunque antes había sido la discutible utilización del pitcheo y esta semana, frente a los Piratas de Isla de Juventud, nuevamente por la pequeña pantalla y con todo el país como testigo, el equipo sufrió un apagón técnico-táctico imposible de obviar.

De modo que no hay problemas en reconocerlo: no se juega un buen béisbol en Cuba, al menos no el que deberíamos practicar luego de tantas décadas de historia; y, claro, no lo hacemos bien en Las Tunas, una de la provincias que se ha quedado detrás en la incorporación de aspectos como la sabermetría, por citar un ejemplo.

Y no se trata de desatar una nueva cacería de brujas, ni buscar culpables de culpas menores, sino de ir a la esencia misma del problema: necesitamos establecer finalmente una estrategia común a todas las categorías de la pelota tunera, en la cual se potencie el trabajo técnico desde la perspectiva de la táctica como conglomerado que agrupa no solo a las diversas respuestas de jugadores y técnicos ante cada acción de juego, sino también a todo tipo de tendencias actuales en cuanto a sistemas de entrenamiento, preparación psico-pedagógica del atleta y uso adecuado de los avances sabermétricos y, en un sentido más amplio, tecnológicos.

Sacar al béisbol cubano del siglo XX y subirlo al tren de la modernidad es una tarea impostergable. Mientras más temprano lo entiendan quienes todavía hacen resistencia al cambio, más rápido comenzarán a verse los resultados en un contexto que apunta al intercambio cada vez más habitual con los principales centros de poder del béisbol mundial.

A fin de cuentas, el gran Ted Williams no entendió nunca esta necesidad y, si bien su espectacular carrera lo ubica hoy entre los 10 más grandes bateadores de todos los tiempos, lo cierto es que a nivel colectivo jamás pudo ganar una Serie Mundial. De hecho, los Medias Rojas se habían coronado por última vez en 1918 y no fue hasta el 2004 que volvieron a reinar. Curiosamente, lo consiguieron luego de contratar a Bill James como asesor y apegarse por completo a sus concepciones modernas de ver y jugar al béisbol.

Premier 12: Aquí el calendario completo de Cuba en el grupo A


Después de debutar ante Canadá el 10 de noviembre, el equipo cubano de béisbol tendrá un partido revancha el día 11, cuando enfrente al semifinalista del III Clásico Mundial, Holanda, en la segunda fecha del grupo A del Premier 12.

Los europeos han sido indescifrables para Cuba desde que le ganaron la final de la Copa Mundial 2011 y llegan a la primera edición del Premier 12 luego de incluirse entre los cuatro grandes del Clásico Mundial 2013, precisamente a costa de la selección antillana.

luego del duelo ante los tulipanes, Cuba chocará el 12 de noviembre ante Puerto Rico, el 14 frente a Taipei de China, y el 15 cerrará la primera ronda ante Italia.

No. 3 Cuba Opening Round Schedule

Premier 12: Cuba debutará ante Canadá el 10 de noviembre


cepedaLa Selección Nacional cubana, número tres del ranking mundial, debutará ante Canadá en el grupo B del torneo Premier 12, que reunirá este 2015 a los mejores equipos del mundo en Taipei de China y Japón, para librar lo que el Comité Organizador acaba de definir como la gran “batalla global” del béisbol.

Cubanos y canadienses forman parte del grupo A del certamen y chocarán el 10 de noviembre en Taichung. Un día antes, en el estadio Intercontinental de esa propia ciudad, abrirá las acciones el local Taipei de China frente a Holanda, semifinalista del Clásico Mundial de Béisbol 2013 y verdadera Némesis de Cuba en la última década. En el otro choque del grupo A se verán las caras los conjuntos de Puerto Rico, finalista del Clásico 2013, y el subcampeón europeo, Italia.

En el fortísimo grupo B, Japón exhibirá sus dos títulos del Clásico Mundial y la condición de líder de la lista del Orbe ante Corea del Sur, titular de los Juegos Asiáticos del 2014,  cuando choquen el 8 de noviembre con el Sapporo Dome como sede, en el primer partido del torneo.

En Taoyuan, el 10 de noviembre, Estados Unidos iniciará su camino frente a República Dominicana, actual campeón del Clásico Mundial de Béisbol 2013. El duelo entre Venezuela (número 10 del mundo) y México (No. 12) completará el calendario de la primera fecha del grupo A.

grupos_premier12En total, se disputarán 38 juegos en los estadios Intercontinental de Taichung, Internacional de Béisbol de Taoyuan, Dou-Liou de Taiwan y el parque Tien-Mou; además del Sapporo Dome y el Tokyo Dome, de Japón.

De acuerdo con la información divulgada hoy, tras la celebración de la fase de grupos del 8 al 15 de noviembre, avanzarán los cuatro primeros de cada llave a los cuartos de final, con enfrentamientos cruzados entre los grupos A y B el 16 de noviembre.

Luego, los cuatro semifinalistas se trasladarán de Taiwán a Tokio, para disputar las medallas en el Tokyo Dome los días 19 y 20 de noviembre. El choque por la medalla de bronce se efectuará el 21 de noviembre y en esa misma jornada se conocerá el campeón de la primera edición del Premier 12.

Luis César Valdés: “La lesión de Vladimir García es una falta de respeto…”


luis-cesar-valdesUn año después de retirarse de sus habituales labores como imparcial en el momento justo en el que era considerado el mejor árbitro de Cuba, Luis César Valdés está de vuelta al panorama beisbolero nacional, ahora en el sorprendente rol de comentarista de la planta radial villaclareña CMHW.

Micrófono en mano, armado por el riquísimo bagaje que otorgan dos décadas de interacción constante con peloteros y mentores dentro y fuera del país, el corpulento villaclareño nacido en San Juan de los Yeras forma un dúo imperdible con el narrador Normando Hernández, célebre por sus juicios rebosantes de polémica y considerado por sus propios colegas uno de los mejores relatores de la pelota cubana.

Con semejantes ingredientes, la mezcla debía ser por naturaleza explosiva y los oyentes de la Reina Radial del Centro pueden dar buena fe de ello. Sin ir más lejos, este martes, durante la transmisión del primer partido de la subserie Las Tunas-Villa Clara desde el parque Augusto César Sandino, César Valdés abordó con dureza el tema de la lesión sufrida por el lanzador avileño Vladimir García.

El serpentinero de los Tigres había declarado el lunes al canal Tele Rebelde que su lesión se produjo en una prueba a la que fue sometido por scouts japoneses en el estadio Victoria de Girón, de Matanzas. De acuerdo con García, él se presentó a la exhibición sin la suficiente preparación física y el esfuerzo terminó costándole una fuerte molestia en el hombro de lanzar, que lo mantiene alejado de la recién iniciada temporada.

Ante esta realidad, Valdés calificó de “falta de respeto” el hecho de que uno “de los mejores pítchers de Cuba” haya sido maltratado así, sobre todo porque –consideró- no son tiempos en los que estemos sobrados de lanzadores en el país. Además, el prestigioso imparcial, hasta hace poco tiempo integrante de la cúpula del arbitraje en la Federación Internacional de este deporte, sentenció que “no sabía a quién culpar” por semejante despropósito, aunque la dosis de ironía en sus palabras y una adecuada lectura entre líneas arrojan como culpable a la Comisión Nacional de Béisbol, organizadora de estos exámenes y celosa rectora de los posibles contratos ofrecidos a peloteros cubanos.

En el momento de anunciar su retiro, tras los múltiples incidentes que terminaron por emplazar el trabajo arbitral en el play off final de la temporada 2012-2013, César Valdés había declarado al sitio digital Cubadebate: “Hay cosas que no se pueden echar por tierra, ni permitírselas a nadie. Vale más decir adiós y con honores, que aguantarlas. Porque el arbitraje estuvo mal en los play off, pero hay muchas otras cosas de las que no se habla y también le están haciendo daño a la pelota”.

Además, había sido abanderado durante mucho tiempo de la idea de crear una suerte de sindicato que les permitiera a los árbitros desligarse de la rectoría de la Comisión Nacional de Béisbol: “(…) los árbitros no pueden vivir subordinados a la Comisión Nacional. Son dos mundos completamente diferentes. Quienes dirigen la parte técnica no tienen ni noción de lo que se sufre acá del otro lado, por tanto hay que establecer una separación. Me voy insatisfecho con eso”.

Las cosas sin las que la pelota sería muy aburrida

Por su parte, Normando Hernández no dudó en sumarse al debate radial, aunque sus disparos tomaron otro rumbo e hicieron blanco en el programa televisivo Al duro y sin guante, emitido por Tele Rebelde el pasado lunes.

El filoso comentarista fustigó las afirmaciones del narrador de Radio Rebelde, Roberto Pacheco, quien en calidad de invitado interrumpió la despedida del programa para realizar una trasnochada defensa del mentor matancero Víctor Mesa, e incluso emplazó al resto de los colegas presentes en el set con la pregunta de si existían allí detractores del piloto de los Cocodrilos.

Normando apeló a argumentos como la falta de ética y en varias ocasiones volvió sobre el tema, afirmando incluso que en el programa “cierto comentarista” había declarado “su amor por Víctor Mesa”. Conocido también por sus interminables sparrings verbales en Deportivamente, de Radio Rebelde, no olvidó en su arremetida al presentador del espacio televisivo, Rodolfo García, quien había cerrado la emisión con una imprecisa sentencia en la que aseguraba “que si no fuera por estas cosas, qué aburrida sería la pelota”.

Ante la vaguedad de la afirmación, que nunca dejó claro si hacía referencia únicamente a los constantes escándalos de Víctor Mesa, Normando interpretó que en realidad hablaba de los frecuentes casos de indisciplina que han aflorado en poco más de una semana de campeonato y que habían sido objeto de fuertes críticas por especialistas de la radio, la prensa escrita y la televisión presentes en el debate.

El narrador de la emisora villaclareña tildó de incoherente esa poco feliz frase final y se explayó en ejemplos negativos que es necesario criticar y no ensalzar, como la expulsión el pasado domingo del lanzador santiaguero Danny Betancourt por tirar pelotazos intencionales ante Industriales; o la que sufriera el mentor camagüeyano Esteban Lombillo en la subserie frente a los Indios de Guantánamo.

Más allá del correcto espectáculo deportivo que presenta el programa radial de la CMHW y de la mediación del también comentarista Osmani Valdés, más comedido a la hora de emitir criterios, lo cierto es que la dosis de pimienta que le agregan Normando Hernández y Luis César Valdés le aporta una arista diferente a la transmisión. La ausencia a casi dos semanas de iniciado el torneo de implementos como los spikes (zapatos de juego) o los jerseys de los equipos, e incluso el hecho de que Las Tunas se presente en parques ajenos con su uniforme de home club, pues aún no está listo el de visitador, fueron otros temas que no escaparon al improvisado dúo, una asociación con carga suficiente para dinamitar cada jornada los ya frágiles cimientos de este béisbol nuestro.

Béisbol cubano: Yosvany Alarcón lidera a los nuevos Leñadores, el equipo más ofensivo de la primera semana


yosvani-OKCon cuatro jonrones, siete carreras impulsadas y slugging de 1000, el receptor Yosvany Alarcón ha sido en la primera semana de la 54 Serie Nacional el motor de la ofensiva tunera, desbordada hasta el punto de encabezar el campeonato en varios departamentos.

Alarcón, el enmascarado de mayor despliegue ofensivo en la pelota nacional, había integrado en 2011 la Selección Nacional a fuerza de batazos, aunque más tarde las lesiones y una sanción disciplinaria le alejaron de sus mejores números madero en mano. Sin embargo, el receptor de 29 años no ha dejado de prepararse en busca de escalar otra vez hasta planos estelares y su inicio de temporada está dando claras muestras de ello.

Hasta el momento, jugados los seis primeros choques, el tunero marcha como líder en jonrones, con cuatro, después de conectar dos este domingo en el triunfo de su equipo ante los Gallos de Sancti Spíritus. Igualmente, Alarcón encabeza los departamentos de slugging (1000) y OPS (1500), es tercero en carreras impulsadas (7) y séptimo en promedio de bateo, con 458.

Su rendimiento ofensivo ha contagiado al resto de un equipo que intenta recuperar sus señas de identidad, las mismas que hace solo unos años llevaron a algunos a llamarles los “Leñadores”. Luego de las dos primeras subseries, los discípulos de Ermidelio Urrutia marchan al frente del campeonato en promedio de bateo (344), por delante de Sancti Spíritus (339), Guantánamo (313) e Industriales (309).

Otro de los renglones en los que sobresalen los tuneros es el de jonrones, pues sus siete vuelacercas son la mayor cifra del torneo en los seis primeros juegos. Por detrás se ubican Industriales y Sancti Spíritus (5), además de Matanzas y Granma (4). Asimismo, los Leñadores lideran los departamentos de jits (76), carreras impulsadas (39) y promedio de slugging (502), para completar un ataque muy efectivo que será puesto a prueba desde este martes por el pitcheo de Villa Clara, tercero del país con efectividad de 2,63.

Con balance de 4-2, Las Tunas comparte los puestos del dos al seis en la tabla de posiciones de la 54 Serie Nacional de Béisbol. Los Azules de Industriales, invictos en seis salidas, aventajan en dos juegos a un grupo de cinco equipos integrado además por Granma, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Matanzas.