Béisbol cubano: El tsunami se llama Alarcón


alarcón-decidió-con-bambinazo-foto-alejandro-rosales-el-guerrilleroCuando la pelota emprendió vuelo hacia el techo del estadio Victoria de Girón, Yosvani Alarcón comprendió de golpe que con el sideral batazo se había completado su extenso viaje hacia la consagración en la pelota cubana. La alegría incontenible de su rostro lo delataba: más allá de lo que pueda suceder en la final ante los Tigres de Ciego de Ávila, sabía que su nombre pasaba automáticamente a estar escrito con mayúsculas en la historia de la 55 Serie Nacional.

Porque su vigésimo cuadrangular de la temporada no solo concretó una espectacular remontada de los Vegueros de Pinar del Río ante el Matanzas de Víctor Mesa, ni siquiera porque les permite a los del extremo occidental de Cuba estar en su tercera final en seis años; sino porque una conexión de esta naturaleza, revestida de todos los resortes dramáticos que conducen a la gloria, despojan al mejor receptor del país de los lastres que hasta hoy lo separaban de la condición de indiscutido bateador estelar.

Se decía que sus deseos de jugar lo traicionaban en los momentos grandes, que la exigencia del público le agregaba presión y que el puesto de tercer bate pinareño, por el que han desfilado entre muchos otros, hombres tan grandes como Luis Giraldo Casanova y Omar Linares, le pesaba a la hora buena. Quizás fuera esa la causa de su inclemente sonrisa hacia la fanaticada matancera, a la que agradeció al final del choque por asediarle incansablemente y, de paso, ayudarle a divertirse jugando al béisbol y permitirle hacer mejor su trabajo, de acuerdo con sus propias palabras.

De manera que el día señalado, en el que no se podía fallar, Yosvani Alarcón produjo de 5-3 y consiguió su primer walk-off en postemporadas. El enmascarado de la Selección Nacional ayudó al triunfo de 3×2 que se agenció el diestro Yosvani Torres y que cita a Vegueros y Tigres para disputar el título desde el próximo miércoles.

Y es que el apellido Alarcón terminó por ser clave en la semifinal frente a los matanceros. Yosvani sumó tres vuelacercas y remolcó nueve carreras en los siete encuentros del play off; mientras que su hermano Yordanis, con una jornada aciaga de cuatro errores en el quinto juego, tomó sobrado desquite este domingo al batear de 4-3 e impulsar la primera anotación de su equipo, justo cuando perdía 2×0. Fue la carrera de la chispa que a la postre hizo reventar otra vez al Palacio de los Cocodrilos, doblemente valiosa por sacar del box al estelar Freddy Asiel Álvarez a la altura del sexto episodio.

Luego, cuando Yordanis atrapó el último rodado del choque y consiguió el out en la intermedia, el deporte-pasión de los cubanos volvió a demostrar que siempre ofrece la otra mejilla y regala revanchas tan disfrutables como la vivida por el antesalista de los Leñadores, que ha seguido vestido de verde para defender la esquina caliente de la provincia con más títulos en las últimas cinco décadas del béisbol nacional.

La enorme tarde de los hermanos Yosvani y Yordanis Alarcón en tierras matanceras cerró el círculo perfecto de su aportación en el regreso de los Vegueros a la pelea por la corona. El pasado 26 de marzo, entre ambos produjeron cinco carreras y contribuyeron a la paliza pinareña de 12×2, durante el juego uno de la postemporada de la 55 Serie Nacional.

En los siete compromisos ante Matanzas, Yosvani Alarcón produjo para 355 (31-11), con tres jonrones, un triple, nueve remolques, ocho carreras anotadas y, en total, 14 producidas para encabezar el ataque del tsunami. Por su parte, Yordanis estuvo menos brillante, con average de 269 (26-7) y tres impulsadas.

La próxima parada para la nave verde será la guarida de los Tigres de Ciego de Ávila, vigentes campeones y arrasadores victimarios de los Leones de Industriales en la otra semifinal. Tal y como les sucedió ante los Cocodrilos, los Vegueros no saldrán favoritos, aunque el peso de su tremenda historia volverá a jugar a su favor. Eso, y la valía de dos hermanos que en cada salida engrandecen el apellido Alarcón.

Anuncios

7 pensamientos en “Béisbol cubano: El tsunami se llama Alarcón

  1. Pingback: Pestano, Valdés, Alarcón… el círculo infernal de Víctor Mesa | Esquina Caliente

  2. Merecido articulo, sobre todo el correspondiente a iovany, que ha tenido que ganarse el puesto, como decimos tradicionalmente, a base de coraje y además ha callado la boca a muchos que han dudado de el. Repito muy buena cronica que no siempre se ha escuchado lo dicho aquí.

    Me gusta

  3. Alarcón tiene el mismo mal que otro tunero: Joa
    Joan Carlos Pedroso. Solo batean en Cuba. Cuando salen del país son inofensivos.
    Eso es una triste realidad.

    Me gusta

    • Sergio, con todo respeto, esa no pasa de ser su opinión. En torneos internacionales, Alarcón promedia por encima de 300. Es cierto que no ha desplegado una gran ofensiva, sobre todo en su condición de slugger, pues acumula apenas dos jonrones. Pero, solo por abundar un poco, le cito dos ejemplos: en los Panamericanos de Toronto bateó 369, con dos dobles, un jonrón y cuatro carreras impulsadas; y en el Premier 12, a pesar de no ser titular desde el principio, promedió 381, con dos remolcadas, incluyendo la que decidió el juego contra Holanda. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s