La valla de los Leñadores


El lanzador de Sancti Spíritus Aldo Conrado, durante un juego de la 55 Serie Nacional frente a Camagüey. (Foto: Rodolfo BLANCO CUÉ)

El lanzador de Sancti Spíritus Aldo Conrado, durante un juego de la 55 Serie Nacional frente a Camagüey. (Foto: Rodolfo BLANCO CUÉ)

En su primera oportunidad, el novel Aldo Conrado demostró que la apuesta de Ermidelio Urrutia por cuatro jugadores de Sancti Spíritus puede dejar muchas alegrías para los tuneros en la segunda etapa de la 55 Serie Nacional.

Con mucho más tino del que alguna prensa nacional cree, el colectivo técnico trasladó la valla de los Gallos a la hoguera de los Leñadores y sumó además a un guerrero como Edilse Silva, para apuntalar a un equipo que busca ya el sueño de incluirse por primera vez entre los cuatro grandes de la pelota cubana.

Con apenas 20 años, pero poseedor de un talento inmenso, Conrado se apuntó el martes la primera victoria tunera de la segunda fase. Tras su debut con la camiseta verdirroja, asegura estar “muy contento, con una alegría inmensa, porque quizás la afición de aquí no me conoce bien y no espera tanto de mí, pero yo me he estado preparando mucho en todo este tiempo y ahora estoy listo para ayudar al equipo de Las Tunas”.

Acostumbrado al protagonismo con equipos nacionales desde edades muy tempranas, Conrado reconoce que esa experiencia le ha permitido salir con más seguridad a enfrentar el nivel superior de la Serie Nacional. Tanta confianza destila este trinitario que se atreve a situarse el listón muy alto, al hablar de los impresionantes números que tiene como meta para la temporada: “Cuando comenzó la Serie me tracé como objetivo llegar a 10 juegos ganados con los Gallos y, aunque no clasificamos y solo llegué a tres, ahora con Las Tunas voy a buscar esas victorias”.

El espirituano Yoén Socarrás llega a apuntalar el staff de abridores tuneros. (Foto: Otmaro Rodríguez Díaz)

El espirituano Yoén Socarrás llega a apuntalar el staff de abridores tuneros. (Foto: Otmaro Rodríguez Díaz)

Precisamente, muchos triunfos se esperan del diestro Yoén Socarrás, uno de los mejores abridores de la presente campaña. Con balance de 47-38 en 11 temporadas, asegura estar satisfecho por formar parte de este equipo: “Ya viste que arrancamos bien. Le doy las gracias a Ermidelio por solicitarme en la primera ronda de los refuerzos, que entre tantos peloteros pensara en mí; es algo que nunca me había pasado y te puedo decir que es un sueño hecho realidad”.

Al cierre de esta edición, Socarrás debía buscar el tercer éxito consecutivo de los Leñadores ante Isla de la Juventud. De la ronda anterior trae un excelente balance de 5-1, efectividad de 2,11 y WHIP de 1,12, además de segunda posición del torneo, con 52 ponches: “Este año he hecho una gran preparación, desde que comencé allá en Sancti Spíritus con mis entrenadores Ifreidi Coss y Osmany González. Los números están ahí, pero creo que lo fundamental ha sido la entrega total que he tenido dentro del terreno y eso es lo que vengo a hacer con Las Tunas”.

Yankiel Mauri viene a cumplir un rol vital en el bullpen de Las Tunas.

Yankiel Mauri viene a cumplir un rol vital en el bullpen de Las Tunas.

Para asegurar las victorias, el colectivo técnico apostó por otro lanzador muy joven, el cerrador Yankiel Mauri, igualmente de 20 años, con un repertorio de curva, slider, knuckleball y una recta que llega hasta las 92 millas por hora: “La integración ha sido muy buena y todos los refuerzos estamos unidos para sacar adelante al equipo de Las Tunas”, asegura el espigado yayabero, quien arriba a un equipo en el que el rol de matador fue clave durante la primera etapa.

“Desde que llegué a la Serie Nacional con Sancti Spíritus ese ha sido mi rol y estoy física y mentalmente preparado para hacerlo bien ahora con Las Tunas, un equipo que vemos tiene mucho apoyo de la gente. Estamos aquí listos para darlo todo por entrar entre los cuatro grandes y después ver hasta dónde llegamos”, afirma.

Para completar el cuarteto espirituano, Orlando Acebey llega a defender el campo corto, una posición clave en cualquier conjunto con grandes aspiraciones: “Vengo del Juego de las Estrellas y he tenido un gran año, gracias sobre todo al trabajo de mis entrenadores de allá de Sancti Spíritus. Pero ahora somos tuneros, se lo decía a Aldo cuando llegó, que tenemos que traer la garra de los Gallos para acá y ayudar ahora a los Leñadores”.

En apenas dos choques con los Leñadores, Orlando Acebey ha demostrado que puede resolver los problemas en el campo corto.

En apenas dos choques con los Leñadores, Orlando Acebey ha demostrado que puede resolver los problemas en el campo corto.

Hijo del ilustre Rafael Orlando Acebey, uno de los mejores defensores de la antesala que ha pasado por las Series Nacionales, recuerda cómo los Gallos perdieron su última esperanza de avanzar a la segunda etapa, precisamente ante Las Tunas, en una subserie de infarto que cerró el calendario clasificatorio el pasado mes de octubre: “La verdad que esos juegos fueron como un play off, luchamos hasta el final pero no pudimos y ahora soy un leñador más. Desde que me puse el traje me siento tunero y estoy listo para asumir la responsabilidad que me den”.

No menos importante ha sido la incorporación del santiaguero Edilse Silva, un “pelotero de equipo”, que se integra con facilidad, según cuentan quienes le conocen de cerca. Además de potenciar un bateo zurdo que tenía únicamente habilitado a Jorge Johnson, Silva aporta poder a una tanda que se da el lujo de presentar de manera consecutiva a Dánel, Yosvani, Edilse y Yordanis… casi nada.

Si bien es temprano para hacer juicios sobre el aporte de estas adquisiciones, lo cierto es que la primera impresión ha sido muy buena. La exigente afición del “Mella” no cesa de aplaudir a estos nuevos tuneros, Leñadores por adopción y miembros ya de una familia que, al margen de lo complicado que puedan parecer sus objetivos de llegar a la postemporada, sigue empeñada en soñar con ella.

Y aunque sus corazones sigan divididos entre el Balcón de Oriente, el Yayabo y la Capital del Caribe, los cinco tienen muy claro su nuevo compromiso. Así lo dijo Yankiel Mauri, el que mejor definió esta dicotomía de sentimientos: “Gallo siempre, pero ahora Leñador”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s