Alarcón, Stayler y José Ángel: aché cubano contra la maldición naranja


alarcon toronto2El receptor Yosvany Alarcón pegó un jit de oro, Stayler Hernández largó un jonrón estratosférico y José Ángel García tiró un gran relevo para conseguir su primera victoria con el equipo mayor de Cuba, que se impuso este miércoles 6×5 a Holanda en el Premier 12 de Béisbol y rompió la maldición naranja que le ha perseguido a lo largo de la última década.

Para escapar al yugo holandés, Víctor Mesa necesitó un poco de cada uno de sus jugadores. Con algunas excepciones, como la de un muy presionado Julio Pablo Martínez que debió ser sustituido,  los cubanos respondieron de manera coral a su mentor, igual de inquieto y quisquilloso, pero más cauteloso y centrado a la hora de tomar decisiones.

Sin embargo, a pesar de que hombres como Yuliesky Gurriel y Alfredo Despaigne hicieron lo suyo, los papeles protagónicos recayeron esta vez en supuestos actores de reparto.

Alarcón, quien había sido relegado al banco en el debut cubano ante Canadá, aprovechó su regreso a la titularidad para reclamar indefinidamente el puesto. El enmascarado tunero se fue de 3-2 e impulsó par de carreras, una de ellas decisiva en la primera victoria antillana.

Con el choque igualado a cinco anotaciones en la octava entrada, Yuliesky Gurriel y Alfredo Despaigne batearon sencillos abriendo el inning y Frank Camilo Morejón, en sustitución de Alexánder Malleta, se sacrificó para llevarlos a posiciones anotadoras. Allí los encontró Alarcón, quien recibió al relevista Bayron-Nigel Cornelisse con cohete al jardín izquierdo, remolcador de la carrera que a la postre inclinaría la balanza hacia la mayor isla del Caribe.

El receptor más ofensivo  de la pelota cubana, ubicado sexto en la tanda, brilló madero en mano, luego de conseguir tres acciones positivas con corredores en circulación: en el segundo capítulo pegó sencillo al derecho con Malleta en la intermedia, en la sexta entrada disparó una tremenda línea al central que se convirtió en elevado de sacrificio, y en la octava, justo a la hora crucial del choque, dio un importante paso al frente con su decisivo cañonazo.

No menos vital fue el aporte de Stayler Hernández. El capitalino descendió del segundo al séptimo puesto en el orden al bate y salió desde el principio dispuesto a reivindicarse. En el segundo episodio impulsó la primera carrera del choque con elevado de sacrificio al bosque central, mientras que en el sexto completó con jonrón una remontada que, quizás por inesperada, fue aun más espectacular.

Cuba perdía 4×1 después de que Frank Montieth no pudiera contener a los tulipanes. Los europeos tomaron el mando con dos carreras en la parte baja del tercer acto, antes de ampliar la ventaja con otras dos en la cuarta, cuando el receptor Shawn Zarraga sacó la bola por el jardín derecho del parque Intercontinental.

La historia parecía encerrar nuevamente a los cubanos en una especie de bucle naranja y negro que ha terminado por quitarnos el sueño. Sin embargo, en la apertura del sexto inning el mentor Hensley Meulens permitió que el ex astro de Grandes Ligas Jair Jurrjens fuera castigado en exceso: Alfredo Despaigne descontó una con doblete al izquierdo, Alarcón cerró el marcador a 4×3 con sacrifly y Stayler consumó el racimo de cuatro carreras con descomunal bambinazo por el jardín derecho.

Del resto se encargaría José Ángel García, líder histórico del béisbol cubano en salvamentos y por alguna oscura razón inédito con la Selección Nacional. El apagafuegos vino en auxilio del también artemiseño Miguel Lahera en el sexto capítulo, luego de que Andrew Jones le pegara jit, Wladimir Valentien se embasara por error del torpedero Yorbis Borroto y un balk situara a los dos corredores en posiciones de anotar.

Con el empate y la ventaja en circulación, José Ángel dominó a dos bateadores en sendos roletazos por el box, pero tras un boleto intencional no pudo evitar que se le escapara un lanzamiento y los holandeses igualaran el choque por wild pitch. En total, lanzó 4,0 entradas, permitió tres jits y ponchó a igual número de bateadores para apuntarse el triunfo.

El carrusel de emociones en el que se convirtió el cerrado duelo entre cubanos y holandeses tuvo su último giro con un acrobático fildeo del jardinero izquierdo Lourdes Gurriel, quien consiguió el último out del juego robándole un extrabase a Yurendell De Caster.

Luego del revés inicial ante Canadá y de la victoria ante Holanda, Cuba enfrentará este miércoles al conjunto de Puerto Rico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s