Toronto 2015 abre una nueva era para el deporte cubano


Beisbol-semi cuba vs eeuu  gana el equipo de los estados unidos quien deja al campo al equipocubano en el 9no ining

Para el deporte cubano habrá sin dudas un antes y un después de los Juegos de Toronto, enfrascado como anda en la disputa del cuarto puesto del medallero con la asombrosa delegación de Colombia.

Muy lejos parece ahora aquel año 1991, cuando Cuba le arrebató en La Habana el primer puesto a Estados Unidos, con un total de 140 medallas de oro. Los de la mayor de las Antillas habían escalado al segundo escaño del medallero en la edición de Cali `71 y desde entonces se incluyeron siempre entre las dos primeras potencias del continente.

Si bien hubo momentos de dura lucha con las naciones anfitrionas, como en Winnipeg 1999, cuando Cuba aventajó a Canadá 69 títulos por 64; o en Río de Janeiro 2007, donde la diferencia sobre la delegación brasileña fue de apenas 59-54; lo cierto es que el deporte nacional tuvo en cada momento la fortaleza necesaria para desplazar a los locales.

Otra cosa, muy distinta, ha sucedido en Toronto, donde no solo hemos visto a una representación canadiense espectacularmente preparada para los Juegos, sino que nos ubicamos lejos de Brasil y hasta la jornada del jueves acumulábamos los mismos metales dorados que Colombia. El nuevo escenario, ya previsto por no pocos especialistas, habla con claridad de la evidente decadencia de nuestro deporte, que se ha quedado dormido en concepciones del siglo pasado y ha optado por posiciones increíblemente conservadoras a la hora de abrirse a la realidad internacional imperante.

Porque el desarrollo en el área es indetenible y así lo demuestra, por ejemplo, el dominio cada vez menos claro de Estados Unidos sobre el resto de los países. Si en 1971 los norteamericanos sumaron 105 medallas de oro y aventajaron en 74 al segundo puesto; y en 2003 llegaron a los 116 primeros puestos, 44 más que el segundo lugar ocupado por Cuba; ya en 2007 se quedaron en 97 preseas doradas (por 59 de los cubanos), en 2011 conquistaron 92 (por 58 de Cuba) y en Toronto iniciaron la jornada del jueves con 76, solo 11 más que Canadá.

A solo un año de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y con muchas posibilidades de no poder alcanzar ni siquiera el tercer escalón por países en el continente, al deporte cubano le convendría una revisión a fondo de sus concepciones ya obsoletas y una apuesta por directivos con la capacidad necesaria para conducir finalmente a nuestro movimiento atlético hacia el siglo XXI. Un golpe de timón, en fin, que detenga su caída libre y comience a recuperar al menos una parte de todo el terreno perdido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s