Alexánder Guerrero comienza nuevamente su escalada a la MLB


Alex-Guerrero-DodgersCuando el incidente con el receptor dominicano Miguel Olivo lo alejó de los terrenos de juego, Alexánder Guerrero estaba a punto de regresar al primer equipo de los Dodgers de Los Ángeles, con el que inició la temporada a finales de marzo en la lejana Australia.

El otrora torpedero de Las Tunas, reconvertido a camarero por los técnicos del elenco angelino, se ausentó más de un mes del juego diario luego de que el máscara quisqueyano le arrancara de un mordisco una parte de su oreja izquierda. Antes de sufrir la agresión, Alexánder promediaba 457 en sus últimos 11 juegos (46-21), con seis cuadrangulares y 17 carreras impulsadas. Además, marchaba primero en la Liga de la Costa del Pacífico (triple A) en slugging (735), OPS (1.152) y average (.376) , sexto en jonrones (10) y octavo en OBP (417).

Ahora, tras poco menos de dos meses de inactividad, el tunero ha tenido que comenzar otra vez, desde abajo, a construir el sendero que debe llevarle al Dodger Stadium, donde brilla el cienfueguero Yasiel Puig y en el que ya debutó el también sureño Erisbel Arruebarruena. Precisamente, este último fue llamado al primer equipo luego de la lesión sufrida por el dominicano Juan Uribe, a pesar de no poseer buenos números con la sucursal Doble A, en Chattanooga. De acuerdo con la prensa especializada que sigue a los Dodgers, Guerrero era el principal candidato para subir al Big Show en el preciso instante en que fue agredido.

Guerrero inició su puesta a punto a mediados del presente mes con la sucursal de los Dodgers en la Liga de Arizona, clase Novatos, y allí demostró cuán por encima está de ese nivel: en siete juegos pegó dos jonrones, impulsó seis carreras y consiguió excelentes promedios de bateo (.348), embasado (.414) y slugging (652). Además, el tunero se desempeñó indistintamente en la intermedia, el campo corto y la tercera base, al parecer atendiendo a una estrategia de sus entrenadores, quienes le consideran vital para el futuro inmediato del equipo grande por su contundencia ofensiva y, por ello, pretenden dotarlo de versatilidad a la defensa.

Desde este domingo, Alexánder fue ascendido al Rancho Cucamonga Quakes, de la Liga de California, categoría A avanzada. En su primera aparición con el equipo en el que militara antes Yasiel Puig, Guerrero bateó un doblete en dos turnos y anotó una carrera como camarero y tercer bate en la derrota de su equipo ante el Bakersfield.

En este nivel de béisbol, el talentoso infielder no debe demorar mucho y se espera que pronto esté de vuelta al conjunto tiple A de los Dodgers, el Alburquerque Isotopes, con el que promediaba .376, había conectado 10 vuelacercas y acumulaba 29 remolcadas en 33 choques antes de su lesión.

Según el criterio de varios especialistas, el cubano debe ser llamado en algún momento de este verano a los Dodgers, después de que debutara con ellos en los dos primeros partidos de la campaña, celebrados en Australia los días 22 y 23 de marzo, aunque luego fuera enviado a las Ligas Menores para perfeccionar su juego defensivo alrededor de la segunda almohadilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s