La increíble historia de Samoa Americana, el equipo que permitió 31 goles en 80 minutos


Jugador del equipo de fútbol de Samoa AmericanaMás de 10 años transcurrieron desde el 11 de abril de 2001, cuando el equipo de Samoa Americana había entrado en la historia por caer 31-0 ante Australia en la fase eliminatoria de Oceanía rumbo a la Copa del Mundo de Korea-Japón, en el 2002. Era y sigue siendo la derrota más abultada de una Selección Nacional y desde entonces la vida de los futbolistas samoanos había estado lejos de ser fácil, acostumbrados a asumir cada salida a la cancha como si de un viaje al patíbulo se tratara y, cómo no, a encajar la goleada de turno.

Sin embargo, el 22 de noviembre de 2011 fue un día especialísimo para los hombres del técnico holandés Thomas Rongen, un exjugador del famoso Ajax de los 70 que compartió la cancha con leyendas de la talla de Johan Cruyff y George Best. Ese día, en el Apia/Toleafoa J.S. Blatter Complex, ante la magra asistencia de 150 hinchas, el peor equipo del mundo consiguió su primera victoria, 2-1 sobre Tonga, con goles de Ramin Ott (43′) y Shalom Luani (74′). La celebración, tan eufórica como si de la final de la Copa del Mundo se tratara, les permitió a los samoanos sacudirse una historia de catástrofes interminables dentro de la cancha que se habían acumulado hasta sumar números sencillamente alarmantes: más de 30 derrotas, con 12 goles a favor y 220 en contra.

“A nivel de clubes, la mayor goleada registrada de manera oficial ha sido la del AS Adema, de Madagascar, sobre el Stade Olympique L’Emyrne (SOE), en los play-off del Campeonato Malgache de Fútbol de 2002. El partido concluyó 149 a 0 y la paliza fue autoinfligida, como protesta ante una decisión arbitral. El entrenador del SOE ordenó a sus jugadores que marcaran en propia puerta, ante la mirada atónita de los rivales”

Y aunque el camino posterior le deparó otro inédito resultado, un empate 1-1 ante Islas Cook, Samoa Americana no pudo avanzar más allá de la primera ronda oceánica rumbo a Brasil 2014, tras caer 1-0 frente a sus vecinos de Samoa. No obstante, algo cambió el día en que un equipo habituado a la humillación sumó su primer éxito. Desde entonces, los futbolistas samoanos han comenzado a olvidar aquella pesadilla vivida ante los australianos…

Crónica del desastre

Jugadores de Australia celebran su histçrica goleada ante Samoa AmericanaLos jugadores de la Selección Nacional de Australia salieron aquel día de 2001 exaltados a la cancha del International Sports Stadium, en Coffs Harbour. Solo dos jornadas antes, en el mismo escenario, los aussies habían hecho historia con una increíble goleada de 22-0 ante Tonga, un minúsculo archipiélago oceánico de más de 170 islas que apenas abarca 747 km² y acoge a unos 100 mil habitantes. Los jugadores suplentes que el técnico Frank Farina había convocado ante la imposibilidad de contar, entre otros, con sus estrellas del Leeds United Mark Viduka y Harry Kewell, esperaban con impaciencia la oportunidad de sumar minutos de juego, aunque ninguno de ellos podía imaginar lo que estaba por suceder. De todos, el entonces inexperto Archibald Gerald Thompson, un delantero neozelandés nacionalizado que jugaba apenas su tercer partido con el once de la Isla Continente, sería el más sorprendido cuando dos horas más tarde su nombre le daba la vuelta al Mundo.

La excitación de los futbolistas australianos era comprensible: su rival de turno sería el representativo de Samoa Americana, un territorio no incorporado de los Estados Unidos que, a fuerza de sumar islotes remotos alcanza a reunir 76 km² y poco más de 60 mil habitantes. El once que, sin saberlo, estaba a minutos de hacerse célebre, aparecía en el puesto 203 del ranking mundial y era poseedor de la dudosa distinción de peor equipo del Orbe. Por si fuera poco, para su compromiso ante el mejor elenco del área los samoanos no pudieron contar con 19 de sus 20 jugadores habituales, afectados por problemas con sus pasaportes, y ni siquiera pudieron acudir a sus chicos sub-20, pues la mayoría tenía exámenes en las fechas previas al partido. Finalmente, futbolistas de edad juvenil, incluyendo a tres de solo 15 años, participaron en el encuentro que 13 años después consta en todos los libros de records.

“En un partido `serio´, la mayor goleada ha sido la del Arbroath FC, por 36 a 0 al Bon Accord, por la Copa de Escocia de 1885. El mismo día de ese partido, por la misma competición, el Dundee Harp derrotó por 35 a 0 al Aberdeen Rovers”

El partido arrancó y los primeros compases no presagiaban el desastre que terminaría por ser. Los inexpertos samoenses corrían detrás del balón e intentaban presionar la salida australiana, mientras que su guardametas Nicky Salapu se encargaba de mantener imbatida su puerta. Y así durante los 10 primeros minutos, hasta que Con Boutsianis anotó el primer tanto en un tiro de esquina y abrió la caja de Pandora…

El delantero Archie Thompson marcó el primero en el minuto 12 y su compañero David Zdrilic lo imitó 60 segundos después. A los 20 minutos de partido Samoa Americana perdía 6-0 y Zdrilic había conseguido un hat trick a la altura de la fracción 25. Concluida la primera parte, Australia vencía por 16-0 y Thompson sumaba ocho goles.

En la segunda mitad, Samoa Americana aguantó el chaparrón por unos cinco minutos y, curiosamente, fue otra vez Boutsianis quien quebró la endeble resistencia isleña. Era el minuto 50 y hasta el final del partido la hemorragia de goles terminaría por confundir hasta a los organizadores, quienes reflejaban un 32-0 en la pizarra cuando se produjo el pitazo final. En definitiva, la cuenta oficial se quedó en 31, con 13 para Thompson y ocho para Zdrilic; además de tres a la cuenta de Boutsianis, dos per cápita para Tony Popovic, Aurelio Vidmar y Simon Colosimo y uno para Fausto De Amicis.

Con sus 13 perforaciones, Archie Thompson destrozó el récord que desde 1908 poseía el danés Sophus Nielsen, quien marcó 10 goles ante la Selección de Francia en los Juegos Olímpicos de Londres.

Tras la impactante goleada, muchas voces señalaron la enorme diferencia que separaba a Australia del resto de sus vecinos oceánicos, con la excepción de Nueva Zelanda, hasta el punto de que ninguno de los rivales del Grupo (Samoa, Samoa Americana y Fiji) tenía un campo de fútbol apto para partidos internacionales, por lo que todos los encuentros tuvieron por sede al International Sports Stadium, de Coffs Harbour, en Nueva Gales del Sur. El resultado sería la posterior inclusión de los australianos en la zona asiática, desde donde accedieron el año anterior a la fase final de la Copa del Mundo, Brasil 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s