¡Insólito!: El árbitro cobra un penal injusto y los jugadores impiden que se lance (+ vídeo)


penal-no-lanzado-lastunas-ciego-futbol-cubanoSucedió el sábado último en el estadio Ovidio Torres de Manatí, al norte de Las Tunas, cuando el líder Ciego de Ávila visitaba a un equipo tunero muy necesitado de puntos y con un accionar más que discreto en lo que va del 99 Campeonato Nacional de Fútbol.

Obviamente, la palabra  “insólito” puede antojarse un eufemismo ante tanta irresponsabilidad de los jugadores, quienes debieron comprender que, además de ser una conducta inaceptablemente antideportiva, quedaba abierta una pequeña ventana al milagro: en definitiva, bajo los tres palos contaban con Sandy Sánchez, el portero titular de la Selección Nacional sub-21, mundialista en 2013.

En el peor de los casos, aceptando incluso la derrota, para un equipo que está pendiente de cada punto o gol encajado en su afán de mantenerse en la Primera División, no es lo mismo caer 1-0 que 3-0, el resultado definitivo anunciado en horas de la mañana de este lunes por la Asociación de Fútbol de Cuba. Además, los tuneros deberán esperar por sanciones disciplinarias para sus jugadores y cuerpo técnico.

La pésima calidad del arbitraje cubano, constatada una y mil veces en cualquier cancha del país, no puede en última instancia justificar los graves acontecimientos protagonizados por los jugadores de Las Tunas. Para que juzguen mejor, les dejo la crónica de los sucesos, escrita por el periodista Raynol Paz Carmenate:

En la vida, pocas cosas son más difíciles que ser árbitro de algún deporte cualquiera, de alguna liga cualquiera, de algún país cualquiera. Siempre culpables, infames ante los aficionados, nunca tendrán siquiera el beneficio de la duda. Hermes Quevedo, con sus grados de internacional y todo, debe conocer desde ayer lo que es la repugnancia de muchos y desde ya Manatí, el santuario del fútbol para los tuneros, es su infierno.

Advertí horas antes al Comisario Técnico sobre el precedente que había tenido la actuación de la cuarteta de árbitros en el partido ante Sancti Spíritus. Errores como pitar un fuera de juego en un saque de banda estaban frescos en la memoria. Y a solo minutos de comenzar intuí que algo pasaría, porque una voz demasiado autoritaria intentaba calmar el nerviosismo de los actuantes. Solo que no pensé ver una actitud tan denigrante como la de los jugadores tuneros, peor que todas (realmente muchas) las cometidas por el silbante.

Quevedo terminó experimentando la sudoración fría y el pánico que solo produce el peso de la conciencia. Ayer habría dado la vida – estoy seguro- porque no existieran estadios como “La Danzonera”, donde el público es capaz de aplaudir al rival por su buen juego, pero definitivamente no puede callar ante tanta rabia acumulada por 90 minutos.

Y no es que Quevedo sea un mal árbitro, no, solo que cuando se equivoca intenta equilibrar la balanza y, entonces, el siguiente fallo es más absurdo que el primero y crea un abismo insalvable con los jugadores de ambos equipos, pero, sobre todo, con el público.

El internacional Dayron Blanco juega con Las Tunas ante Ciego de Ávila, en fútbol cubanoiLa historia es corta y sencilla: se jugaba el minuto 89 del juego entre Ciego de Ávila y Las Tunas, cero a cero, partido abierto, con claras opciones para los dos equipos; ninguno merecía perder, por el amor con que se entregaron a sus camisetas. De pronto, Hermes Quevedo pita el penal más dudoso que he visto en mi vida. Después de no penalizar tres, cuatro, cinco y hasta seis faltas de ambos lados que, según el reglamento, dentro del área se cobran desde los 12 pasos. Antes, se había equivocado en cosas tan sencillas como diferenciar el color de las tarjetas.

Y lo llamo dudoso porque tengo un testimonio infalible en mi poder: Alain Cervantes, el número nueve de los avileños y uno de los futbolistas más respetados de Cuba, me confesó al término del encuentro: “…nunca fue penal, pero yo no decido”.

Después… bueno, después comenzó el show que de seguro puede ser nominado a los premios Oscar. Los once jugadores de Las Tunas se pararon encima del punto de penal y no permitieron que nadie, absolutamente nadie, cobrara la pena máxima. No existió, ni por un minuto, una tesis de mayor peso para los jugadores que el sentirse usurpados y despojados.

Quevedo y sus asistentes, por más que persuadieron, se mostraron impotentes ante los futbolistas tuneros, quienes sin ninguna justificación, aunque sin faltas de respeto,persistieron en su empeño de evitar lo que a su juicio era una total injusticia. Comisario, delegado, árbitros, todos nerviosos, sin saber qué hacer y con cara de espanto, suspendieron el juego a la espera de una decisión de la Asociación de Fútbol de Cuba.

Pregunté, a todos los que pude, de todas las edades, de todos los cargos y nadie jamás había visto algo así. Un hombre, de pelo rubio, color blanco, de apellido Núñez y nombre Ramón, con los pies encorvados de tanto fútbol y que cumplía años, confesó la tristeza que solo producen tantos despropósitos de un lado y de otro.

Nota:

Ciego de Ávila mostró calidad individual, nivel y buena circulación de balón, tuvo claras oportunidades que pudieron definir la suerte del choque, sobre todo en el primer tiempo. Inexplicablemente su mayor error, estuvo en la segunda parte, en jugar al contragolpe y regalarle el balón al rival.

Las Tunas comenzó lenta y floja en la cancha, después de la media hora se asentó en el campo y tuvo en el segundo tiempo las más claras del partido, gracias al empuje de Dayron Blanco como jugador de cambio. Arrinconó al rival pero no supo liquidarlo y terminó pagándolo con el penal.

Ficha del Partido:

Ciego de Ávila (4-4-2): Anoide Sardiñas; Yasmany López; Maikel Civil; Dayron Niebla, Yasser Francis; Jesús Rodríguez; Orisbel Leyva; Ernesto Duane (Adrián Hernández ´75); Alain Cervantes; Tomás Cruz; Ángel Rodríguez.

Las Tunas (4-3-3): Sandy Sánchez; Sandro Cutiño; Yeinier Rosabal; Daniel Cantero; Géiser Blanco; Luis Alberto Ramírez (Daimar Edgar ´62); Yúnior González; Kárel Pagés (Eduardo Carmenate´75); Israel Quezada (Dayron Blanco ´46); Maikel Celada; Geovanis Ayala.

Tarjetas Amarillas: Ciego de Ávila: Anoide Sardiñas; Dayron Niebla; Orisbel Leyva. Las Tunas: Yúnior González; Daniel Cantero; Kárel Pagés.

Árbitro: Hermes Quevedo

Estadio: Ovidio Torres, Manatí.

Asistencia: 2800 aficionados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s