“Ahora es que hay Dánel Castro para rato…”


Dánel Castro juega con Las Tunas en la Serie Nacional del béisbol cubanoDespués de dedicarle más de media vida al deporte, Dánel Castro Muñagorry lo ha visto prácticamente todo dentro de un terreno de béisbol, mientras que fuera de él ha sufrido en carne propia el rigor implacable de quienes trazan destinos y destruyen carreras desde la insultante comodidad de un buró.

Quizás por eso, cada vez que ha podido se ha concedido ciertos gustos, como aquella noche espectacular de 1999 en la lluviosa ciudad de Baltimore, cuando destrozó un mito a fuerza de batazos; o las dos ocasiones en que decidió con jonrones sendos Juegos de las Estrellas, algo que nadie más ha conseguido. Entre sus “desquites” podrían contarse, también, la tarde en la que Las Tunas clasificó por primera vez a una postemporada, de la mano de una generación en la que él ha sido un pilar, y la noche en que, vestido de naranja, ayudó a los villaclareños a poner fin a una sequía de títulos que duró 18 años.

Sin embargo, es probable que ninguna de esas hazañas tenga tanto significado como el simple hecho de que no pocos tuneros lo consideren el mejor pelotero que ha tenido la provincia. Y aunque siempre recibe semejante título honorífico con una sonrisa indulgente, lo cierto es que agradece el gesto de todo corazón, pues sabe muy bien que los premios que nacen del amor del pueblo son los más importantes.

“Es un gran privilegio que la gente piense eso, sobre todo porque aquí ha habido peloteros tan grandes como Ermidelio y Osmani Urrutia. Aunque yo creo que lo que más aprecian en mí es la confianza a la hora de batear y por eso me ponen tan alto”, se apresura a señalar el pelotero al que todos los tuneros quisieran en el home, bate en mano, para definir algún partido crucial.

“He oído que dicen esas cosas y me alegra mucho. Creo que en el deporte hay que nacer con esa estrella, tener esa virtud, como yo digo, traerlo en los genes; pero también hay que pensar mucho y tener un poco de suerte. Además, algo que la gente habitualmente no ve: el sacrificio que hay que hacer entrenando. A veces, cuando todo el mundo está durmiendo yo estoy haciendo swines, eso lo saben bien los que han sido mis compañeros de cuarto. De niño aprendí a batear con un pedazo de palo y muchas piedras. Me iba para un rincón del patio y ahí me ponía a batear yo solo. Por eso ahora, cuando estoy mal, lo que hago es que vuelvo al principio: bateo algunas bolas lanzadas por mí mismo y eso me hace entrar otra vez en forma”, señala.

¿Una forma como la que enseñaste con Holguín en esta Serie?

Allá todo el mundo estaba asombrado porque le llegué “de cabeza” a varios batazos. El secreto está en la colocación y en la experiencia que hay que tener para eso. Yo sé cuándo un bateador quiere halar la bola o cuando se para a darle para el centro del terreno y lo que hago es que me sitúo en la zona por donde creo que va a salir el batazo. Además, estaba con un equipo que luchó todo el tiempo por clasificar y yo no podía jugar de otra forma. De todas maneras, les agradezco a todos los holguineros el apoyo que me dieron allá.

Los tuneros viven con la gran incógnita de si Dánel finalmente se retira, o no…

No, por ahora no, al contrario: Dánel Castro vuelve a la segunda base con el equipo de Las Tunas en la Serie que viene. Yo había decidido no jugar más al campo para que los muchachos jóvenes se desarrollaran, pero ninguno se supo adueñar de la posición y ya se lo dije a todo el equipo: este año Dánel regresa a su base, a pesar de que eso afecta mi bateo, porque estuve viendo las estadísticas y como designado promedié más de 400, mientras que jugando al campo no llegué a 300. Pero no me importa mucho eso.

Quienes están más cerca del equipo saben de esa entrega tuya, pero hay muchas personas que no conocen cuántas veces has jugado enfermo o con una lesión.

Precisamente, en esta Serie terminé jugando con torticolis en la primera etapa, lo saben Ermidelio, (Ángel) Sosa y los jugadores. También tenía problemas en una rodilla… y así ha sido siempre: padezco de un esguince, de gastritis, de una sinusitis que con el sol que hay que coger en los juegos de día me provoca unos dolores de cabeza infernales. Nada de eso el pueblo lo sabe, no saben todo lo que sufren los atletas.

Muchos creen que tú has recibido una parte ínfima de lo que le has dado al béisbol. Por ejemplo, ya es tiempo de que tuvieras un auto, teniendo en cuenta que otros con menos méritos y que en algunos casos ni siquiera están ya en el país, recibieron ese estímulo con rapidez.

Has tocado un tema muy sensible… Cuando nació el niño mío, por ejemplo, no tenía manera de llegar rápido al hospital, imagínate la desesperación. O si tengo algún problema con el “viejo”… Y entonces me pongo a pensar que soy subcampeón olímpico, campeón mundial y panamericano. Esas cosas duelen, pero no están en mis manos. Por lo menos ahora han dado los primeros pasos, ya se rompió el hielo con eso de aumentar los salarios de los deportistas. Yo creo que es importante que tengan en cuenta todo el sacrificio que exige esta carrera.

Tu vida deportiva se parece mucho a una carrera de obstáculos. El más reciente se produjo en la Serie del Caribe, cuando decidieron llevar otro segunda base como refuerzo.

Mira, cuando comencé a jugar, los que tenía delante era nada menos que Linares, Kindelán, Pacheco o Germán y yo hacía el Equipo Nacional. Ahora a la Serie del Caribe llevan a un muchacho joven, que es muy buen pelotero, para que juegue por encima de Dánel, que ya es un “veterano”; y resulta que él solo batea un jit y el “veterano” batea por encima de 300… En definitiva lo que hice allá es lo mismo que he hecho siempre: dar una galleta sin manos, demostrándoles a los que me han dejado fuera del equipo Cuba por puro capricho que todavía tengo calidad para rendir internacionalmente. Y fíjate, a cualquier pelotero de este país le regalo toda la juventud que pueda tener; yo con el corazón y la experiencia que tengo me atrevo a pelear, a cualquier nivel, a ver quién puede más.

Danel-Castro (3)

Durante la última década, el jugador tunero ha estado limitado a segundos equipos nacionales que asisten a torneos de menor nivel, como los que cada año organizan los Países Bajos.

Más allá de la Selección Nacional, ahora que se abre la posibilidad de que los peloteros cubanos jueguen en otras ligas, un hombre con tu calidad y tu experiencia podría hacerlo bien en cualquier lugar.

Bueno, no sé. Como te decía, a algunos con muy poco les han dado mucho y a otros no… Habría que ir a la Comisión de Béisbol a revisar en los papeles quiénes son los que tienen seleccionados para eso. A mí solo me queda volver con Las Tunas y seguir bateando, hasta que se den cuenta de que conmigo siempre han cometido injusticias.

Aunque por ahora no piensas en el retiro, cuando llegue ese momento cómo te ves, ¿entrenando?, ¿dirigiendo?

Sé que mucha gente en Las Tunas quiere que dirija, pero realmente lo que me gustaría es entrenar, para que los muchachos jóvenes no tengan que pasar tanto trabajo como yo. Sería bueno ponerles cerca también a Osmani, a Ermidelio, a (Joan Carlos) Pedroso, para poder convertirlos otra vez en los Leñadores.

Vamos a regresar un momento al año 1999. Bateas de 6-5 contra los Orioles y casi de inmediato, dos años después, prácticamente se termina tu carrera internacional. ¿Cómo te pudiste sobreponer a eso?

No, no me he sobrepuesto y creo que nunca lo voy a hacer. Es que un bateador que haga lo que hice contra los Orioles merecía más oportunidades y ya en los Panamericanos de ese año (Winnipeg´99) yo sentía en el ambiente que querían “tumbarme” para poner a Germán. Incluso en los Juegos Olímpicos de Sidney ellos no tenían todavía argumentos para dejarme fuera, pero ya en el 2001, con Germán y Paret jugando se empezó a hablar de “fatalismo geográfico” y hasta de que “algunos nacen en un tiempo equivocado”, por coincidir con otras estrellas.

Pero para mí las cosas estaban muy claras, si tú quieres ganar en la pelota, tienes que poner a jugar al que más batee y después traer al que más defienda, al final del juego. Por desgracia, ellos no pensaban igual. A pesar de eso, yo nunca me rendí y les pedía juego. Ahora en la Serie del Caribe no me pusieron de titular y apenas vi a Víctor Mesa por ahí rondando por el banco le dije: “dale, dame un turnito al bate, uno nada más”. Y mira, me lo dieron y no pudieron sentarme más. Terminé jugando y bateando 300.

¿Cómo se percibe ese momento en el que te empiezan a dar de lado, cuando ya no cuentan contigo?

Yo creo que todo eso Osmani lo explicó muy bien en su Confesiones de Grandes. Cuando llega ese momento, se acaban las sonrisas. El director técnico de aquella época era Benito Camacho, que hasta jugaba dominó conmigo, y si de momento tú ves que deja de saludarte ya sabes que estás fuera del equipo. De todas maneras conmigo siempre la tenían difícil, porque allí adentro, en el Latino, cuando me llevaban a las preselecciones me convertía en un problema: era palo y palo, de todos los colores. Ya después decían que era mejor no llevarme ni siquiera a la preselección, dejarme fuera desde el principio.

Para enfrentar eso hay que tener mucho apoyo de la gente que te quiere. ¿Cómo lo han asumido tu familia y tú? ¿Qué espacio ocupa el béisbol en sus vidas?

Es así, siempre me han apoyado mucho. Ahora todos están muy tranquilos, esperando por una decisión mía. Todos me dicen que me van a apoyar cuando quiera retirarme, pero ya me decidí y voy a tomarme unos 15 días de descanso antes de comenzar a entrenar otra vez, para mantenerme en la mejor forma posible y ver si puedo jugar tres años más.

Estás pensando en grande con esos tres años…

Sí, como ya te dije voy a volver a la segunda base con los mismos deseos de siempre. A los tuneros les digo que pueden estar tranquilos, porque me van a ver bastante dentro del terreno. Que sepan que ahora es que hay Dánel Castro para rato y que voy a seguir luchando por este equipo: si no soy campeón nacional como jugador, lo voy a ser como integrante del cuerpo técnico, como entrenador o como lo que sea, pero siempre en el equipo. Esa es mi promesa para el pueblo de Las Tunas.

Anuncios

11 pensamientos en ““Ahora es que hay Dánel Castro para rato…”

  1. Pingback: Dánel Castro arriba a mil carreras impulsadas en el béisbol cubano | Esquina Caliente

  2. Me llena de orgullo que una persona como Danel Castro se exprese de esa manera, soy de Puerto Padre y muy seguidora del béisbol, y hoy me he enterado con esta entrevista de cosas que no conocía en la vida de este ejemplo de deportista cubano, lamentablemente la vida le ha jugado una mala pasada y no digamos la vida sino las personas que han dirigido por años el deporte en nuestro país y mas específicamente el béisbol, a Danel le ha sobrado dignidad y nosotros estamos orgullosos por ello, no es un problema de momento y lugar, es un problema diría yo de principios y justeza que muchas veces faltan en esos niveles, por supuesto que Danel no era hijo de nadie importante para esas personas como tampoco lo fue Osmani Urrutia, lo importante que tu pueblo reconoce tu esfuerzo, tu dedicación, tu compromiso con la Revolucion, sigue adelante que te seguiremos apoyando ahora como atleta y luego como decidas continuar. Si creo que tiene muy merecido su carro, revisen otros que han echo mucho menos pero que son hijos de papá y verán que tienen carro, casa y mucho más. Felicidades Danel muy buena noticia acabas de darnos.

    Me gusta

  3. Es uno de los mejores bateadores de los últimos 20 años. Mil veces mejor que Rudy Reyes y el capitalino ha hecho 30 veces el equipo Cuba y Danel solo unas cuantas. Esos momentos de sufrimiento nadie los borrará ni con autos ni con nada. Y claro que pudo ser millonario, solo tuvo que quedarse en Baltimore en 1999 y todavía fuera estrella allí porque bateador es y bueno.

    Me gusta

    • Hola, Héctor. Ciertamente, muy pocos infielders resisten las comparaciones con Dánel en este país por más de 15 años. Y tienes razón cuando hablas de dolor, porque más de una vez se le quebró la voz en medio de la conversación y debió parar, mientras yo pretendía que hacía algo con el teléfono para hacerle una foto. Nada de eso se lo podrán devolver ya, pero podrían comenzar por lo del auto, se lo deben y sería un buen inicio, no crees? Saludos.

      Me gusta

  4. mis respetos a Danel, soy de Manati, vivo en EE.UU, jugue desde categoria 10-12 años junto con el hasta los juveniles, su calidad era inigualable, su calidad humana especial. Me regocija saber que no esta colgando los guantes, lo sigo por internet en cada juego, lo admiro, es unico en su clase, un abrazo. Mis saludos a Dubler por este excelent trabajo.

    Me gusta

    • Hola, Esteban. De veras es de admirar todo lo que ha hecho Dánel en su carrera, sobre todo por todas las enfermedades y lesiones que ha debido enfrentar. Las que están en la entrevista y otras que no se mencionan. Creo que él es imprescindible en el equipo justo ahora, cuando hace falta formar a tantos jóvenes. Un saludo.

      Me gusta

  5. Es como mpara quitarse el sombrero ante la pantera de Las Tunas, eso siempre ha sucedido, sucedió con Ermidelio, con Osmani, con Guerrero, con Félix Núñez, con Pedroso (aunque integraba los equipos desde el principio lo ponían soalmente cuando la situación era dificil y solamente podía ser jonrrón, en ocasiones con hit o base por bola lo sentaron) y con Danel, esas cosas han provocado ciertos comentarios sobre los motivos, que solamente se dan por la injusticia que se cometen y lo del fatalismo geográfico, eso no tiene discusión, siempre ha existido. De todos modos gracuias a Danel por su actitud y esa noticia es muy buena para los tuneros, no importa que no te lleven al equipo Cuba, los tuneros te tenemos en los leñadores.

    Me gusta

    • Todo eso es cierto, hermano, pero creo que muchas veces nos ha faltado inteligencia a la prensa, a los directivos del Inder y a las máximas autoridades de la provincia para proteger a nuestros deportistas, para conseguir que no sean tan discriminados. Ojalá podamos cambiar eso en el futuro. Un abrazo.

      Me gusta

  6. Desgraciadamente en este país suceden injusticias como esas, es admirable la confianza y el valor de Danel al bate,si el se hubiera quedado en algún país fuera una persona millonaria con casi todo en la vida resuelto,sin embargo ni porque se quedo aquí aguantando las 1000 mari… de una pila de burócratas que nunca han pisado un estadio, nunca ninguno de ellos ha tratado de enmendar el error y han tratado de agradecerle lo que Danel ha hecho por Cuba….Fuerza hermano Danel el corazón de miles de tuneros esta contigo..

    Me gusta

    • Hola. Tiene mucha razón en su comentario, aunque hay algo que me parece preocupante y es que ya no solo los burócratas se dedican a destruir a los atletas, sino que los mismos que una vez se quejaron de ellos y que sí saben lo que es coger sol entrenando y jugando, son los que ahora cometen idénticos errores. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s