Cuerpo a cuerpo con Alcides Sagarra


alcides-segarra02A sus 78 años y tras una vida completamente consagrada al boxeo, el Dr. Alcides Sagarra Carón esgrime su condición de Héroe del Trabajo de la República de Cuba y padre fundador de la Escuela Cubana de Boxeo como virtudes apenas accesorias de una existencia ajena al descanso.

Cinco décadas al frente del temido Equipo Nacional han sido suficientes para que de sus manos broten nada menos que 32 campeones olímpicos, 63 titulares mundiales absolutos y otros tantos de cadetes. Sin embargo, detrás de las cifras más impresionantes que pueda mostrar un preparador en todo el planeta, se esconden miles y miles de días en los que el sol lo encontró siempre de pie, pendiente de algún detalle técnico, celoso de los gramos de más de alguno de sus privilegiados discípulos.

Tantos años después, las leyendas boxísticas de los tricampeones estivales Félix Savón y Teófilo Stévenson le deben a él buena parte de su historia, aunque para quien asume el reto de entablar un diálogo con el casi octogenario entrenador queda claro que el proceso de aprendizaje se produjo también en sentido inverso.

Porque, mientras improvisa su apabullante monólogo, Alcides Sagarra se convierte en el clásico fajador, en un tirador incansable de verbos altisonantes y frases hechas, que detiene con un seco jab al incauto interlocutor que pretende interrumpirlo. “¿Pero tú no oyes lo que te estoy diciendo?”, repite sin apenas escuchar la pregunta o la observación, antes de sorprender con un recto al mentón que recuerda al púgil profesional que fue allá por los años 50 y que de vez en vez va cargado de toda la sabiduría acumulada en su constante deambular por los más encumbrados escenarios del mundo.

“El boxeo cubano necesita de este tipo de torneos, porque estamos en un momento de cambio y no hacemos nada con entrenar y entrenar. Si no te mides con el contrario, no puedes saber a qué nivel estás, si has avanzado, si la preparación es buena, no sabes si los jueces están actuando bien”, afirma en el instante mismo en que Las Tunas clausura la II Copa Teófilo Stévenson.

“En la actualidad es más importante que nunca saber que el boxeo no es solo tirar golpes. Con los últimos cambios a las reglas hay que saber nadar entre dos aguas, hay que saber cuándo lanzarse o irse atrás, tienes que tener la picardía para agarrar cuando hay que hacerlo, pero siempre respetando el espíritu del Reglamento”, agrega, mientras devela los sueños de un hombre que aun hoy no pierde de vista el futuro: “Viendo lo que hemos logrado llevando esta Copa hasta los municipios, yo pido que se haga un torneo de boxeo en cada provincia una vez al mes, eso serían 12 veces al año. Y te pido que todos los domingos, en una parte de la mañana, cada municipio de Cuba organice un cartel. Yo te aseguro que los resultados serían mucho mejores.”

stevenson-sagarra-savonA estas alturas del exigente combate, el magullado oponente que grabadora en mano recibe semejante andanada debe hacer gala de toda la paciencia del mundo, porque Alcides divaga mientras se mueve incesantemente por un ring que solo él puede ver, palpar, sentir. Un respiro minúsculo deja servida la oportunidad para terciar con el tema de la Serie Mundial y el tope ante los Estados Unidos, sin dudas rodeado por una gran carga de morbo.

“Yo no sé por qué tú me preguntas de eso. ¿Tú de verdad crees que los americanos nos van a ganar? Si crees eso, tú estás loco. Yo no te puedo decir cuántas les vamos a ganar, ni como está el equipo, porque yo ya no estoy allí con ellos. Cuando yo esté allí, si me llevan, entonces te digo. Yo no sé si va a ser 3-2 o 5-0, pero estoy seguro de que les vamos a ganar, si no, no trabajo. El boxeo cubano nunca ha trabajado para otra cosa que no sea ganar. Es más, no importa el resultado, los cubanos nunca perdemos, porque para derrotarnos hay que sacar candela encima del ring. Nunca vas ver que un boxeador cubano se acobarde, porque eso no es lo que les hemos enseñado. Y si les hemos ganado a todo el mundo (en la Serie Mundial), cómo vamos a ir allá a perder con los americanos”. Sagarra se apasiona, los decibeles aumentan y lo cierto es que el anciano vital que se niega a bajar (o a que lo bajen) del cuadrilátero enseña su evidente frustración ante esa especie de exilio que entraña el inocuo título de “Asesor” al que le han condenado.

Él, en cambio, prefiere permanecer en la esquina, cerca del combate, pendiente de los campeones de mañana. “En la Serie Mundial hemos visto a varios muchachos jóvenes. Algunos nos preguntan por qué los llevamos ahí, contra figuras más experimentadas… yo les voy a responder a ellos en el 2016, cuando todos esos muchachitos ya sean campeones”, asegura mientras le hecha una ojeada al reloj y a quienes le han esperado por casi media hora para saludar, como buscando un argumento que le permita cerrar de la mejor manera el combate con el periodista.

“Mira, déjame decirte algo. La primera vez que yo salí de Cuba fue a Japón, a los Juegos Olímpicos de Tokio 1964. ¿Y tú sabes dónde son los Juegos del 2020? En Tokio… vamos a ver si llego a esa Olimpíada. Yo creo que me voy a pasar, porque mi abuela se murió con 119 años, mi mamá de 104 y mi papá de 89. Yo, si me muero, me voy a morir de 3 mil años”, afirma rotundo, se ríe con una carcajada muy suya y se va sin esperar veredicto alguno: sabe que a estas alturas no existe rival que le pueda derrotar.

Anuncios

3 pensamientos en “Cuerpo a cuerpo con Alcides Sagarra

  1. Dubler, te enviamos un correo, no se si lo recibiste, se trata de que en agosto nuestra peña se reunirá para jugar un juego de pelota en Bayamo y te queremos invitar a ese encuentro.

    Me gusta

    • Hola, hermano. En realidad no recibí el mensaje, pero ya te estoy aceptando la invitación. Será un placer jugar y hablar de pelota con ustedes. Saludos y gracias por tenerme en cuenta. Un abrazo a todos los peñistas.

      Me gusta

  2. Para mi Sagarra, Eugenio George y Ronaldo Veitía, son los mejores entrenadores que han existido en Cuba, cada uno en su deporte y fíjate lo que dice Sagarra, hay que lograr un cartel semanal en cada municipio y uno mensual en cada provincia, entonces uno anual en el país y por otro lado confrontar a los foraneos, esa es la única manera de saber como estamos y que lugar tenemos en el mundo, esas dos cosas son válidas para todos los deportes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s