Lunares…


El 11 de febrero pasado, tras recibir un nuevo pelotazo, Ramón Lunar reclamó bate en mano y terminó expulsado.

El 11 de febrero pasado, tras recibir un nuevo pelotazo, Ramón Lunar reclamó bate en mano y terminó expulsado.

Como si los pobres resultados que arrastra por casi una década no bastaran, el béisbol cubano añade a su interminable via crucis un capítulo más del ya preocupante expediente de hechos violentos que no cesa de crecer. Sucedió en la noche de este lunes, 17 de febrero, en el parque Victoria de Girón, cuando el internacional Freddy Asiel Álvarez le propinó a Víctor Víctor Mesa el segundo pelotazo (antes había golpeado a Yasiel Santoya) de la entrada en la que Eriel Sánchez le había conectado un jonrón. La desconcertante respuesta fue la agresión, bate en mano, del matancero Demis Valdés al lanzador naranja, y la consecuencia directa una herida de cuatro puntos de sutura en el rostro del inicialista Ramón Lunar, quien intentaba evitar males mayores.

Más allá del repudiable hecho puntual, las implicaciones de lo sucedido en la Atenas de Cuba parecen mucho más profundas, en tanto cierra un gigantesco círculo en el que se mezclan despropósitos arbitrales, reiteradas inoperancias administrativas y vicios cada vez más extendidos entre atletas y técnicos, aderezados por funestos cambios estructurales en nuestro torneo mayor y una prolongada sequía de victorias internacionales. Todo junto se convierte en la receta perfecta para que la pelota cubana siga perdiendo crédito, mientras se lame las heridas de la reciente Serie del Caribe y espera que cicatricen las del III Clásico Mundial.

Porque la crisis del béisbol en la Isla va mucho más allá de los continuos reveses sufridos en los últimos años y apunta a una sepsis institucional que corrompe lo que encuentra a su paso. Ahora que sucedió lo que nadie habría querido ver, resulta saludable hacer cuentas y repasar la cadena de hechos que condujo al lamentable desenlace, sin que nadie se molestara en detenerla.

Cinco años mirando a otro lado

El lunes 25 de mayo de 2009, el novato de apenas 21 años, Ramón Lunar, se encontró una recta del veloz lanzador Vladimir García y con espectacular jonrón por el jardín derecho les daba a los Naranjas de Villa Clara el boleto a una final de la Serie Nacional que luego perderían ante los Vaqueros de La Habana. El vuelacercas del villaclareño se produjo al primer lanzamiento del entonces cerrador avileño, quien sufría su quinta derrota de la temporada ante los centrales, la tercera en la semifinal oriental.

Ramón Lunar celebra con su afición

Ramón Lunar celebra con su afición tras su espectacular jonrón.

Aquel peculiarísimo choque había llegado al noveno episodio con empate a una carrera después de ¡tres días de juego! El partido que dejaría fuera de la disputa del título a los Tigres había comenzado el sábado 23, cuando la lluvia lo detuvo a la altura del segundo capítulo. Su reanudación en la jornada dominical también fue afectada por el agua primaveral y, tras ser reprogramado para el lunes, debió esperarse desde las cinco de la tarde hasta las diez de la noche para que el célebre batazo provocara el repentino desenlace e hiciera nacer una rivalidad que el tiempo no ha podido aplacar.

Desde entonces, los duelos Villa Clara-Ciego han estado marcados de manera constante por la animadversión entre ambos jugadores. Sin embargo, en la presente temporada el enfrentamiento ha adquirido ribetes dramáticos, hasta desencadenar hechos que han puesto en entredicho la autoridad de sus respectivos directores, el tino de los funcionarios de la Federación Cubana (FCB) e, incluso, impidieron la presencia del diestro avileño en el equipo que representó a Cuba en la Serie del Caribe.

El pasado 22 de diciembre, mientras los Tigres se jugaban el avance a la segunda fase de la 53 Serie Nacional, un pelotazo de Vladimir a Lunar en el primer capítulo condujo al árbitro Lorien Lobaina a expulsar al lanzador, por lo que consideró un bolazo intencional. Lo que sobrevino después no tiene antecedentes en la historia de nuestro béisbol: ante las constantes protestas de uno y otro bandos, y luego de que Róger Machado retirara por varios minutos a su equipo del terreno, una llamada telefónica realizada desde las oficinas de la Federación, en La Habana, determinó que Lobaina debía abandonar de inmediato el partido, socavando la autoridad de un imparcial que actuó movido por su intuición y por lo evidente de los sucesos. Varios días después, Higinio Vélez (presidente de la FCB) y Luis Daniel del Risco (responsable de Reglas y Arbitraje) reconocerían en el espacio televisivo Mesa Redonda su error.

No obstante, la ausencia de medidas efectivas provocó una nueva secuela. El martes 11 de febrero, justo en el momento en el que todos pedíamos a gritos una vuelta a la normalidad tras el desastre de la Serie del Caribe, otro pelotazo de Vladimir, ya con la camiseta de Pinar del Río, encontró una vez más el cuerpo de Lunar. Solo que esta vez el agraviado reclamó cara a cara, bate en mano, y terminó expulsado.

Por eso a nadie debe sorprender lo acontecido este lunes en el Victoria de Girón. El desgobierno al que está expuesto el béisbol cubano ha propiciado que se desvirtúe su esencia popular y que las rivalidades se conviertan en riñas, que el amor por la camiseta se traduzca en fanatismo y que la defensa de cada equipo acentúe un fenómeno regionalista más vivo cada vez, enmascarado por esas zonas de silencio que esconden el trasfondo socio-cultural del deporte en Cuba.

Mientras esperamos por la “Circular” de la Dirección Nacional de Béisbol en la que se anunciarán las correspondientes medidas tras los sucesos del estadio matancero, convendría preguntarnos si el enésimo bochorno que marca a la pelota cubana no está exigiendo ya que se corte por lo sano de una vez por todas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s