La Copa de todos (+ vídeo y galería de fotos)


Foto: Raúl Verdecie

Foto: Raúl Verdecie

Nacida de la pasión sin límites de sus muchos enamorados confesos, sostenida durante décadas por la voluntad inquebrantable de una milenaria familia, la Copa 28 de Septiembre, cuarta parada del Campeonato Nacional de Motocross, ha efectuado una nueva edición en Las Tunas.

Más allá de resultados competitivos y de notables ausencias de última hora, la Copa demostró que sigue viva por obra y gracia de los que la sienten como parte inseparable de sus vidas: pilotos, mecánicos, familiares de los atletas, hombres y mujeres apegados a la velocidad con motor, que recorren año tras año el circuito cubano, como si de una peregrinación en ofrenda al deporte de sus amores se tratara.

Porque sobre la cuidada pista de El Cornito, enclavada en los mismos parajes que hicieran universales los versos de El Cucalambé, ruedan bólidos que acumulan sobre sus viejos hierros más de 30 años de explotación. Repararlos, ponerlos a punto, mantenerlos listos para dar un espectáculo indescriptible, es mérito de unos mecánicos disfrazados de magos o de familias enteras que muchas veces renuncian a objetos de primera necesidad y exprimen su economía para ayudar en la compra de alguna pieza imprescindible.

La hazaña cotidiana de no rendirse ante las carencias materiales, ajena a quienes muchas veces abandonan a su suerte a esta banda de románticos de la velocidad, adquiere nombres propios, por ejemplo, en los de Pedro Medina Ochoa y Félix Pozo Rodríguez, mecánicos; o en el entusiasmo de hombres como Félix Miguel Carbonell y Vladimir Rojas, quienes han seguido contra viento y marea al frente de una especialidad que prácticamente crece en tierra de nadie dentro del sistema deportivo nacional.

Esta vez, la Copa contó con la presencia de seis delegaciones, después de que La Habana, Mayabeque y Pinar del Río no pudieran llegar. En definitiva, Holguín se llevó el primer puesto por colectivos, delante de Las Tunas y Sancti Spíritus. En el plano individual, el holguinero Rubén Rodríguez se llevó la prueba reina, los 250 CZ para mayores de 20 años, en la cual el tunero Alain Lage concluyó segundo, luego de encontrarse una vez más con esa especie de maldición que persigue a su máquina cuando corre en su tierra natal.

Por la representación local, Carlos Concepción obtuvo el primer puesto en los 250 CZ 16-20 años, al tiempo que Édgar García terminaba con presea de plata en los 125 CZ (16-20) y Manuel Alejandro Utra se adjudicaba una de bronce en los 250 CZ de esa misma categoría.

El Campeonato Cubano de Motocross concluirá el próximo noviembre en el circuito de Santa Clara. Hasta la ciudad del Che llegará entonces, con total seguridad, la incansable pasión de la comitiva tunera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s