Arranca la maquinaria leñadora


quiala-anota

Foto: István Ojeda Bello

Si bien algunos sectores de la afición afrontan con incertidumbre el futuro del béisbol tunero, lo cierto es que en el enorme hervidero en el que se ha convertido el estadio Julio Antonio Mella, los Leñadores trabajan totalmente ajenos a cualquier tipo de dudas.

La preselección tunera está por completar su tercera semana de entrenamientos y el criterio de técnicos y jugadores habla de motivación y entusiasmo. Se siguen los senderos recorridos en los últimos años, con mucho énfasis en el trabajo táctico, mientras se espera porque las ya habituales incógnitas que rodean a cada pretemporada de la pelota cubana despejen las interrogantes en torno a la fecha de inicio de la venidera Serie Nacional y al número de juegos de su primera fase, que podría superar los 45 de la campaña anterior. Son dos detalles para nada menores, pues los volúmenes de trabajo y todo el plan de entrenamiento dependen de conocerlos.

Ya alejado de sus funciones de directivo y de nuevo con responsabilidades en el terreno de juego, el mentor Ángel Sosa considera que “la preparación en función de posibles situaciones de juego es fundamental”, una opinión que valida el preparador físico Edesio Pérez, quien está igualmente de vuelta en el colectivo técnico. Edesio pone a disposición del grupo su saber científico y la experiencia acumulada sobre el terreno, mientras persigue el objetivo de conseguir que el equipo “sea lo más estable posible en la Serie, pues el resto se está preparando para comenzar fuerte y no nos podemos dar el lujo de iniciar por debajo de ellos.”

“en el enorme hervidero en el que se ha convertido el estadio Julio Antonio Mella, los Leñadores trabajan totalmente ajenos a cualquier tipo de dudas”

Con ese propósito laboran los entrenadores en cada una de las áreas. Ermidelio Urrutia sigue de cerca la técnica del swing durante las prácticas de bateo, mientras Félix Núñez corrige los movimientos de los más jóvenes lanzadores del staff, algunos aún en edades juveniles. En los jardines del “Mella”, Abeysis Pantoja y José Luis Moreno trabajan fuerte con los guardabosques, uno de los sectores con más juventud, pero al mismo tiempo con más talento dentro de la preselección. Entre los patrulleros, destaca sobremanera la ausencia de Eddy Julio Martínez, quien cumple con el Servicio Militar General y podría perderse la venidera campaña, además de no poder integrar un equipo nacional juvenil que jugará en breve el Campeonato Mundial y en el que habría sido seguramente uno de los puntales.

Una de las posiciones con más variantes es la primera base. Allí entrenan fuerte los noveles Jeans Rodríguez y Yordan Álvarez, además del manatiense Frank Muir. Sin embargo, el colectivo técnico ha dispuesto la rotación por la inicial de otros jugadores con mayor experiencia, entre ellos Yosvany Alarcón y Jorge Johnson. De acuerdo con Sosa, se busca la especialización de Ernesto F. Lalana en la intermedia, Roberto S. Baldoquín en el campo corto y Dainier Rodríguez en la antesala, aunque el criterio de la integralidad de cada uno de los jugadores prima como filosofía. Recorriendo cada una de las demarcaciones del infield, el ahora entrenador Michel Brito da sus primeros pasos como técnico, un camino que podría conducirle en el futuro a asumir responsabilidades mayores dentro del Alto Mando tunero.

En el área de pitcheo se definen ya los posibles roles de cada serpentinero y por ahora se perfilan como probables abridores los diestros Yoelkis Cruz y Ubisney Bermúdez, junto a los zurdos Yudiel Rodríguez, José Adiel Moreno y Javier Rivera, mientras se aguarda por la incorporación de Darién Núñez. El regreso de Rigoberto Cabrera fortalece el bullpén, que cuenta también con el cerrador Carlos J. Viera y con un grupo de lanzadores jóvenes que deberán asumir papeles protagónicos.

Una de las novedades llega desde el vecino municipio granmense de Río Cauto, la tierra de Leovanys Ramírez, un espigado derecho que muestra buena velocidad y deseos de encontrar un puesto entre los Leñadores, tal y como lo hiciera la temporada anterior el villaclareño Yoandi Fernández, ahora de regreso al actual campeón nacional.

Con el inicio de la 53 Serie Nacional aún distante y el tiempo suficiente para ponerse a punto, los Leñadores tuneros asumen el reto de sostener el paso ganador en medio de un importante proceso de renovación. Hasta el momento, el camino es el correcto: la alegría y la motivación reinan en el “Mella”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s