No basta con la pasión


congreso1Que al más alto nivel se haya reconocido la imperiosa necesidad de darnos mayor confianza a los periodistas para realizar nuestra labor, me parece el más útil dividendo del recién concluido noveno Congreso del gremio. Sobre todo porque se trata, creo, de desatarnos de una vez por todas las manos y desprendernos de un cordón umbilical que por décadas ha desdibujado potencialidades y limitado el verdadero rol de denuncia y combate, consustancial a la prensa.

El primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, expuso esa voluntad y fue muy claro en sus palabras de clausura, cuando consideró que las autoridades políticas y gubernamentales tienen “un rol demasiado gerencial” sobre el sistema de prensa cubano, mientras equilibraba la balanza al advertir que, por su parte, los medios “no pueden esperar, para informar, a recibir orientaciones.”

Durante tres días de argumentos y debate, los delegados de todo el país discutimos un sinnúmero de problemas que afectan directamente la calidad de nuestro periodismo, cada vez más exigido por el pueblo. Sin embargo, una buena parte de las insatisfacciones se han reiterado por años y comienzan a ser indispensables ciertas respuestas, en el afán de impedir que la avalancha de ideas que inundó al Congreso desde cada redacción del país se convierta en letra muerta.

Díaz-Canel: las autoridades políticas y gubernamentales tienen “un rol demasiado gerencial” sobre el sistema de prensa cubano

Porque, seis años después, las orientaciones del Buró Político para elevar la eficacia informativa de los medios cubanos siguen mayormente inoperantes y el control de su cumplimiento continúa en tierra de nadie. “Debemos buscar desde el Partido un papel de orientación y darles a los medios confianza para que desempeñen su labor”, dijo en este sentido Díaz-Canel, quien coincidió con el espíritu de inconformidad que primó en el Congreso y reconoció que “el problema es también del Partido y debemos autocriticarnos.”

Aunque los reiterados y justos reclamos de mejoras salariales y materiales no recibieron unas soluciones largamente esperadas y, por desgracia, otra vez pospuestas, los periodistas apostamos por asumir el reto de reflejar con más acierto y belleza la realidad de una sociedad tan compleja como la nuestra. “El pueblo tiene derecho a recibir información”, sentenció el primer Vicepresidente cubano, quien dijo creer en el diálogo y en el debate, dos senderos tan imprescindibles como poco recorridos por nuestro periodismo y su entorno.

“El pueblo tiene derecho a recibir información”, sentenció el primer Vicepresidente cubano

De modo que, dichas casi todas las verdades y reiterado el compromiso del gremio con un proyecto social escabroso y exigente, asoma en el horizonte el desafío de hacer el verdadero periodismo del siglo XXI, el que, según Díaz-Canel, es “en tiempo real y por lo tanto necesita cambios de mentalidad y de conceptos”.

La pasión por la verdad no puede ser solo el lema del noveno Congreso; debe convertirse en la brújula que nos conduzca a todos hacia un sistema de prensa acorde con el tiempo que vivimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s