Un tunero legendario detendrá el metro de Londres


londrs2Seis décadas después de que cambiara para siempre su historia, el modesto poblado tunero de Delicias sigue sin tener mucho en común con el moderno barrio londinense de Greenwich, el único sitio del mundo capaz de administrar el indetenible paso del tiempo.

Sin embargo, la llegada de los trigésimos Juegos Olímpicos de la Era Moderna hace el milagro de hermanar a dos localidades tan distantes, para que compartan por una vez la emblemática impronta del tricampeón estival Teófilo Stevenson, quien naciera el 29 de marzo de 1952 en el pequeño pueblito al norte de Las Tunas y cuyo nombre llevará este verano la estación Cutty Sark del famoso metro londinense, ubicada en el municipio de Greenwich, al sudeste de la capital británica.

Se trata de una iniciativa del Comité Organizador de los Juegos, que ha rebautizado con los nombres de 361 leyendas del olimpismo a igual número de estaciones del conocido tube de Londres, uno de los sistemas de transporte subterráneo más complejos del Orbe.

Así, el mejor boxeador amateur de la historia regresará al panorama olímpico casi 30 años después de que sus puños terminaran de tejer una de las carreras más impresionantes del deporte, adornada por las coronas en los Juegos de Munich´72, Montreal´76 y Moscú´80.

Sus increíbles triunfos en combates ya legendarios, serán tan atractivos en la ribera sur del Támesis como el centro histórico de Greenwich, declarado Patrimonio de la Humanidad; o el emblemático Observatorio, por donde pasa el Meridiano Origen.

A la altura de esos célebres parajes estarán las hazañas del gigante tunero y el recuerdo de su superioridad en aquel inolvidable tercer asalto ante Duane Bobick, cuando la publicitada “esperanza blanca” vio rota una cadena de 62 triunfos, tras ir a parar tres veces a la lona olímpica muniquense.

Conocerán seguramente los apurados transeúntes del metro londinense, de la malograda Pelea del Siglo, en días en los que el mundo del boxeo esperó con impaciencia la colisión de los más grandes pesos pesados del momento, aunque finalmente el campeón mundial profesional Muhammad Alí no midió su talento con el hombre al que el reconocido entrenador Enmanuel Steward calificaría como “el peleador más perfectamente balanceado que yo haya visto jamás”; o de quien dijera el archifamoso Don King: “tiene la misma clase que Alí y que Frazier”.

Recorrido de leyenda

londrs1Los viajeros que arriben a Cutty Sark (Teófilo Stevenson) habrán realizado un recorrido que incluye a otras luminarias del boxeo mundial, desde el propio Cassius Clay (Mohamed Alí), hasta otros extraclases como León Spinks, Sugar Ray Leonard y los también tricampeones olímpicos, el cubano Félix Savón y el húngaro Laszlo Papp.

Los nombres de otros grandes del deporte cubano serán reconocidos igualmente en varias estaciones del metro de Londres: el doble monarca olímpico Alberto Juantorena en West Kensington; los peloteros Orestes Kindelán y Omar Linares, en New Cross y Surrey Quays, respectivamente; así como los también boxeadores Mario Kindelán (Crossharbour & London Arena) y Ángel Herrera (Heron Quays).

El Campeón en la memoria

El centenario camino de hierro londinense se sumará así al homenaje que rinde el mundo al gran Teófilo Stevenson, quien falleciera recientemente, agobiado por el mismo corazón exhausto que había dejado de pertenecerle hace muchos años, cuando decidió regalarlo al pueblo cubano, convencido de que 11 millones de compatriotas eran un tesoro mayor que los muchos dólares con los que una y otra vez intentaron comprarlo.

Pirolo, como lo llamaron los más cercanos para no desentonar con la sencillez que siempre le rodeó, luchó hasta el final en su último combate y la fuerza legendaria de su pegada habrá asestado más de un terrible golpe a la muerte, pírrica ganadora de una pelea en la que el campanazo final le salvó de otra derrota segura ante el Campeón.

En su Delicias querido, los que le vieron crecer de la mano de Teófilo y Dolores, tratarán de recordar alguna anécdota, un pequeño pasaje quizá empolvado por el tiempo, para llevarlo un poco más con ellos, como si fuera a aparecer otra vez por la estrecha carretera, en alguno de esos viajes que de tanto en tanto les devolvían a los rincones donde se quedó dormida su niñez.

Miles de millas a través del Atlántico, el espíritu de los Juegos Olímpicos hará universal el adiós al titán. En el célebre barrio de Greenwich, sobre un modesto cuadrilátero improvisado, Teófilo estará aún de pie, listo para un postrero combate más allá de lo imposible, que ponga definitivamente sobre la lona al olvido.

Peleando. Así se despide el Campeón.

Anuncios

2 pensamientos en “Un tunero legendario detendrá el metro de Londres

  1. Pingback: Cinco asaltos con la Historia | Esquina Caliente

  2. Pingback: ¡Que no nos quiten la pelea! | Esquina Caliente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s